Páginas y pétalos: 6 personas nos cuentan lo que significa Sant Jordi para ellas

Las calles de Barcelona están llenas de puestos de rosas, casetas de libros, autores que firman los suyos y paseantes que disfrutan de la fiesta

Cada 23 de abril Catalunya se viste de rojo. Es Sant Jordi y Las Ramblas de Barcelona ya están a las 10 de la mañana a reventar de gente, rosas rojas, blancas y amarillas y libros que transforman cada calle de la ciudad. Hoy tiene más color que nunca. Y eso se palpa entre las paradas de rosas que ocupan cada esquina, ojos curiosos de turistas que llegan a preguntar a los locales: “¿por qué está todo el mundo en la calle?” y parejas que piensan pasar el día paseando por mucho que las aglomeraciones apenas les dejen caminar.

La tradición consiste en que los enamorados se regalen una rosa y un libro –aunque si no tienes pareja no desesperes, también puedes hacer el intercambio con cualquier persona que quieras– de entre las novedades del año. A diferencia del Día del Libro, que se celebra en todo el país, Sant Jordi es un poco el San Valentín de Cataluña. El 23 de abril es, sin duda, un día mágico y muy esperado para cada persona por diferentes motivos. 

Maria Magdalena Llompart, 23 años

Alba Losada

Esta estudiante mallorquina de Medicina lleva desde las seis y media de la mañana en la calle. Ha montado una parada de rosas con una compañera de clase y cree que tendrán que quedarse mínimo hasta las ocho de la tarde para que el negocio les salga rentable. No le importa trabajar durante más de 12 horas porque hoy “es un día súper bonito. Y aunque es una tradición catalana, creo que todos los catalanes parlantes se suelen sentir identificados”. Sin embargo, no puede evitar recordar que su belleza es algo que, en algunos momentos, se pierde porque “se está abusando de la tradición. Todo el mundo vende de todo y hay muchísimo movimiento”. 

Núria Martínez, 25 años

Alba Losada

“Es el día más bonito del año. Nunca me lo he perdido, me encanta como la ciudad se transforma”, dice desde el stand de libros en el que hoy trabaja y, acto seguido, recuerda que, entre muchas cosas, la festividad sirve para que todos aquellos que no se identifican con San Valentín puedan celebrar el día de los enamorados de un modo que les represente. También recuerda que actualmente la tradición ha cambiado un poco porque originariamente el chico era quien regalaba la rosa a la chica y la chica el libro. Pero afortunadamente, "hace tiempo que se empezó a cambiar de mentalidad, a pensar que, en realidad, todo es para todos". Y eso siempre debería haber sido así. 

Moktheri Mohammad, 26 años

Alba Losada

Es la primera vez que este joven alemán de origen iraní visita Barcelona para Sant Jordi. Ya había visto de qué trataba por televisión, pero reconoce que es mucho más impactante de lo que había llegado a imaginar. “Es muy impresionante porque la gente lo siente mucho. También es precioso que, en estos momentos, muchas personas de diferentes países estamos en el mismo lugar por las mismas razones: la tradición, la lectura y las rosas", explica en inglés cuando una vendedora ambulante le ofrece una rosa. Mientras se lo piensa, su acompañante interviene de repente para recordarle, entre carcajadas, que ella también quiere ser parte de esta fiesta: “me la comprarás a mí, ¿no? Bueno eso espero”.

Laura Falcó, 49 años

Alba Losada

En 1995 empezó su carrera en la edición y desde hace unos años se convirtió en escritora, por lo que para ella Sant Jordi es uno de los días más especiales del año. Y lo más importante es que hoy tiene la oportunidad de firmar su último libro, Ecos del pasado, para sus lectores. "Es muy útil saber que les ha aportado el libro y recibir críticas constructivas que, en un futuro, me pueden ayudar a mejorar”, detalla Laura, que, al mismo tiempo, asegura que por el momento todo está tan lleno como cada año y que con el sol que hace hoy, puede llegar a estarlo más. Sabe de lo que habla porque, como vemos cada año, "nunca llueve en Sant Jordi”.

Guillem Stephanides, 20 años

Alba Losada

“Mis padres tienen una librería, por lo que es un día muy significativo para nosotros. Además hoy tenemos al mayor volumen de negocio del año y ofrecemos a la gente la oportunidad de leer más”, cuenta desde un stand situado en Las Ramblas al hablar también de que mientras el año pasado vendieron muchos libros de youtubers, cree que hoy el protagonismo será para aquellos que retratan el conflicto político que vive Catalunya. Su madre está convencida de que el libro de fotografía Días que durarán años, del fotógrafo Jordi Borràs,  y Operación Urnas, de Laura Vicenç y Xavier Tedó, se venderán solos. Aunque también opina que entre la gente joven podría arrasar el libro de Laura Escanes, Piel de Letra. Tiene hasta las nueve de la noche para ver si él y su familia han acertado sobre cuáles son los temas del año.

Sergio Abellán, 24 años

Alba Losada

Este joven de Alicante pasea solo por la mañana buscando regalos para su hermana. Le apasiona que toda la ciudad se vuelque por la cultura de este modo y que todos tengamos la oportunidad de llevarnos a casa libros y rosas. Sabe que este año es algo diferente, que se ha dicho que también se venderán rosas amarillas para denunciar que hay políticos catalanes en prisión. Pero no cree que eso sea algo que se vaya a notar mucho. “Aunque haya la polémica del amarillo y haya gente independentista celebrando la festividad, no creo que interfiera. En general, la gente pensará más en Sant Jordi que en otra cosa".

Si tú también quieres formar parte de este día en Barcelona, o alguna otra localidad de Cataluña, solo tienes que salir a la calle y bañarte entre rosas y libros y conocer a los autores del año. Puedes hacerlo solo, en pareja o con amigos, lo importante es que lo hagas antes de que caiga la noche, cuando no habrá más remedio que despedirse de Sant Jordi hasta el año que viene.