Alemania pide perdón a los homosexuales por perseguirles durante el nazismo

"Les pido perdón por ello. Por el dolor y por la injusticia pasados y por el largo silencio que le sucedió"

Aproximadamente 7.000 gais y lesbianas murieron en campos de concentración durante la Alemania nazi y más de 54.000 fueron procesados por su orientación sexual entre 1933 y 1954. Es por ello que el domingo 3 de junio, el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, se disculpó ante todos los homosexuales del país para de, algún modo, cerrar parcialmente un sombrío capítulo que no debe volver a abrirse jamás.

"Llegamos tarde", lamentó Steinmeier ante el monumento a las víctimas homosexuales del Tercer Reich. Sus palabras se deben a que no fue hasta el año pasado cuando se aprobó una ley que anulaba las condenas aplicadas después de la II Guerra Mundial en respuesta al artículo 175 del Código Penal. El mismo que se endureció durante el nazismo y que castigó un incontable número de relaciones homosexuales hasta que se abolió en 1994.

Es por ello que, para enmendar en la medida de lo posible, el dolor causado, la ley del año pasado incluía dar a los 5.000 condenados que siguen vivos una indemnización de 3.000 euros y 1.500 euros por cada año en el que estuvieron privados de libertad. Unas soluciones que, al igual que las disculpas, se han demorado demasiados años. “Como presidente federal es importante para mí decírselo: su país les ha hecho esperar demasiado tiempo", dijo Steinmeier, que después añadió: "Les pido perdón por ello. Por el dolor y por la injusticia pasados y por el largo silencio que le sucedió".

Estas emotivas palabras fueron pronunciadas en el monumento que conmemora a todas las personas del colectivo que sufrieron uno de los peores rostros del régimen de Adolf Hitler. Fue diseñado por los artistas escandinavos Michael Elmgreen e Ingar Dragset, se encuentra en el parque berlinés de Tiergarten y en su interior aparece un vídeo de dos hombres besándose. Una forma de recordarnos que todas las formas de sentir son igual de bonitas y que todas deben ser respetadas por igual.