7 claves para pedir un aumento de sueldo y salirte con la tuya

Trabajar es duro, y es por eso que, si ya llevas un tiempo en un mismo empleo es normal que creas que mereces un aumento de sueldo. Aquí te damos las claves para salirte con la tuya

Te esfuerzas mucho para hacer las cosas bien en el trabajo. Madrugas cinco días a la semana, te cruzas media ciudad en metro esquivando caras escondidas tras mascarillas, te pasas ocho horas delante del ordenador o para arriba y para abajo sin parar, aguantas los malos días de clientes que no deberías aguantar pero así es el trabajo, compartes unas risas con tus compañerxs y, según el caso, te toca lidiar con jefes que cargan contigo los complejos que arrastran por no haber sido unos ‘triunfadores’. Trabajar es duro, y es por eso que, si ya llevas un tiempo en un mismo empleo, creas que mereces un aumento de sueldo. Para conseguir este incentivo capaz de ayudarte a seguir haciendo las cosas bien, es bastante útil conocer 7 claves que puedes empezar a aplicar desde ya.

1. Infórmate

Antes de hacer nada ni hablar con ningún jefe, como señala el medio Business Insider, lo mejor es investigar el mercado para conocer cuánto gana una persona con tu misma experiencia y empleo. De este modo, podrás saber hasta qué punto puedes exigir y hasta dónde debes frenar al hacer la petición.

2. Es por el bien de todxs

Cuando te encuentres ya frente a tu superior, te será útil recordarle, según la publicación Forbes, que todxs (empleado y jefe) salís ganando con una subida del salario, ya que al final, trabajadores contentos se traduce en trabajadores comprometidos y productivos, y eso que siempre beneficia más a la empresa, fundación o ONG en la que estés.

3. A llorar a la llorería

Luego, es crucial recordar lo que no debes hacer bajo ninguna circunstancia: no hablar de tus problemas económicos personales, también de acuerdo con Forbes. La empresa ya te paga un sueldo, por lo que, si este es decente, no debes llorarle porque no te alcanza para comprarte la nueva PlayStation o porque los precios de los alquileres están por las nubes en Barcelona o Madrid. Mejor céntrate en lo que aportas al lugar de trabajo para pedir el ascenso.

4. Pon en valor tu trabajo

En este mismo sentido, Business Insider, aconseja recopilar tus logros, buenos resultados o proyectos de los que estés más satisfecho para armarte un buen arsenal de documentación que hable bien de ti y, luego, soltarla antes de hacer la gran pregunta.

5. Eres productivx

Otra clave, que puede ser complementaria a la anterior, es evitar poner sobre la mesa la cantidad de horas que trabajas y apostar por recordar cómo lo haces, según Forbes. Es decir, ¿qué haces durante las ocho horas de la jornada? ¿De qué forma contribuyes a que la empresa alcance sus objetivos? Pues eso, que no recuerdes lo mucho que puede agotar el día a día laboral y tira por explicar que lo tuyo es trabajar con inteligencia.

6. No te tires el farol

También es súper importante que todos estos consejos nombrados los apliques siendo en todo momento leal con tus superiores. No vale amenazar con marcharte ni inventarte que otros quieren contratarte, ya que conseguirías que se pierda una confianza que podría ser imposible recuperar.

7. Sé realista

Por último y no por ello menos importante, asegúrate que en el momento de pedir el ascenso conoces bien la situación económica de la empresa para saber hasta qué punto puedes apretar y, sobre todo, si tus expectativas son realistas. De lo contrario, tu comportamiento sería algo equivalente a volar a ciegas y ya sabemos lo fuerte que nos estampamos cuando volamos a ciegas. Así que, dicho esto, ya sabes, prepárate bien estos siete consejos y ve a por lo que te mereces después de haber trabajado tan duro. ¡Que la suerte te acompañe!