4 pasos para impresionar en una entrevista laboral

Relájate. Piensa que tu currículum les gustó lo suficiente como para querer seguir adelante

Lo has conseguido. El currículum que mandaste a la empresa en la que quieres currar ha impresionado a sus encargadxs de recursos humanos y la semana que viene tienes una entrevista. Es una sensación extraña. Por un lado, estás muy satisfechx y emocionado con la perspectiva de conseguirlo. Quieres celebrarlo. Por otro lado, estás preocupado por la posibilidad de no causar buena impresión y quedarte a las puertas del objetivo. Conforme pasan los días este último sentimiento se impone. Necesitas unas recomendaciones que te guíen.

Demuestra que sabes de qué hablas

Y desde FastCompany proponen cuatro. Para empezar, dicen, averigua todo cuanto puedas de la empresa. En serio. Haz un análisis profundo al más puro estilo Mr.Robot. Consulta sus redes sociales, consulta las últimas noticias en los medios relacionados con la misma, consulta reseñas de ex trabajadores e incluso consulta en su sitio web en qué proyectos andan ahora. No vomites toda esta información nada más comenzar la entrevista como si fueras Alexa, pero suéltala estratégicamente en los momentos oportunos. Demuestra compromiso.

También debes mostrar trabajo en equipo. Y eso pasa por no monopolizar la conversación con tremendos monólogos. Incluso si piensas que su contenido es la ostia, la señal que estás enviando es de un egocentrismo total. Así que alterna tus respuestas con preguntas hacia lxs entrevistadorxs. Deja claro que te interesa lo que tienen que decir. Deja claro que quieres conocer la compañía y el modo en que funciona ante determinadas circunstancias. Deja claro que no solo estás ahí para que te valoren: también para valorar tu el puesto.

Aprende a escuchar

Aunque preguntar no sirve de mucho si luego no prestas atención plena a lo que contestan. Y ese es el tercer consejo que proporcionan desde este medio: permanece dispuesto a escuchar de verdad. Muestra humildad. Muestra que no crees saberlo todo acerca de todo. Muestra que tienes la capacidad de guardar silencio y aprender. Especialmente si recibes una pequeña crítica durante la entrevista. Tu instinto natural te invitará a reaccionar defensivamente e intentar arreglarlo con más palabras. Calma. Medítalo. Quizá haya algo de cierto. 

Por último, no confundas la importancia de evitar que la tensión de la entrevista te haga comportarte más ansiosamente o más egocéntrico de la cuenta con la necesidad de aparentar ser una persona diferente. Porque ese no es el punto. Tienes que ser tú mismo. De lo contrario podrían pasar dos cosas. Una, que te desenmascaren tarde o temprano y termines perdiendo el trabajo. Dos, que no te desenmascaren pero seas infeliz por tener que ponerte la máscara cada maldito día de tu vida. No resulta rentable. Lo mires como lo mires.