7 elementos que tienes que quitar de tu CV ahora mismo

 A nadie le interesan tus intereses deportivos, tus habilidades genéricas o la dirección de tu casa

En una sociedad obsesionada con el "más, más y más" resulta totalmente comprensible encontrar currículums petados de datos superfluos e innecesarios que no interesan a nadie. Y esto tiene un coste, claro. En concreto, que es bastante más probable que lxs responsables de recursos humanos de la empresa pasen de tu culo y dejen tu currículum en el cajón del olvido. ¿La solución? Aligerarlo. Aligerarlo mucho. En este sentido, lo primero que tienes que quitar, según cuenta en Business Insider, el director ejecutivo de ResumeGo, Peter Yang, son las aficiones e intereses que no tienen nada que ver con el curro. A nadie le importa si escuchas a Rosalía o practicas rafting.

A continuación, dirígete a esa sección de soft skills en la que pusiste tanta dedicación y bórrala. Del tirón. No te lo pienses. En palabras del propio Yang, "es mejor demostrar empíricamente el impacto que han tenido en tu trayectoria laboral en lugar de simplemente enumerarlas". Sobre todo porque se te puede ver el plumero: la empresa puede descubrir que simplemente has metido las habilidades que pensabas que encajaban con ese trabajo concreto. Ah, y fuera la fotografía. Al parecer, "algunxs reclutadorxs consideran que los candidatos que ponen fotos son poco profesionales". No necesitan ver tu cara. Solo tus capacidades.

No abuses del "yo"

En general, dicen lxs expertxs, lo más conveniente es eliminar la sobrepresencia en tu currículum vitae. Y no solo la fotografía: también deberías ahorrarte todos esos pronombres personales en primera persona. En lugar de escribir "he liderado proyectos de X naturaleza" pon "se han liderado proyectos de x naturaleza". Según explican desde este mismo medio, "abusar del 'yo' queda reiterativo e incluso de forma indirecta te puede hacer quedar como una persona egocéntrica". Al fin y al cabo, es tu currículum y las empresas ya saben que estás hablando de ti y de tus logros. No de los de tu prima o tu novio.

Además, también es recomendable que elimines las experiencias laborales que tuvieron lugar hace más de 10 años. ¡Es toda una década! Según considera Yang, "a no ser que acabes de salir de la Universidad o que sea un ejecutivo senior con décadas de experiencia, no deberías añadir más de 4-5 experiencias laborales que no vayan más allá de los últimos 10-15 años". A lxs de recursos humanos no les importan los logros y las habilidades que adquiriste hace tanto tiempo en entornos que no tienen nada que ver con los actuales. Debes demostrar que estás preparado para los contextos contemporáneos.

Actualízate

Por último, hay otras dos cositas que deben volar de tu currículum. En primer lugar, la dirección de tu casa. Porque los currículums concisos son mucho mejores, porque la dirección no es tan importante en la actualidad con las posibilidades de movilidad y de teletrabajo y porque el currículum puede acabar en las manos equivocadas y es importante que protejas tu seguridad. En segundo lugar, esa dirección de correo electrónico terminada en hotmail o yahoo. ¿A dónde vas? Hazte una cuenta outlook o gmail que demuestre que estás al día. "Sobre todo si postulas a una empresa tecnológica".