10 técnicas para cuando se te ha ido de las manos y necesitas estudiar a última hora

Te lo repetiste, te lo repetiste mil veces. “No me volverá a pasar. Es la última vez que lo dejo todo para última hora”. Pero la vida te devuelve de nuevo a este punto de locura transitoria en la que la desgracia de un cero bien puesto apunta tu inmaculado (o no) expediente académico.

Pues bien. Llegados a este punto, el diagnóstico es este: la has liado. Los exámenes están aquí y como buen vividor has decidido darle prioridad a todo menos a esas cosas que se parecen mucho a un folio y que están llenas de rayajos raros y letras ilegibles. ¿Y cómo se llamaban? Ah sí, A-PUN-TES. Esas cosas invadidas por el mal que son lo más parecido a la enciclopedia de María Moliner y cuyo contenido entra TODO a examen. Veamos qué puedes hacer.

Prioriza

Que sí, ya sé que estás pensando que esto es lo de siempre, pero es que ya te estoy viendo coger todos esos subrayadores fucsias que no has utilizado en todo el cuatrimestre para empezar a hacer apuntes bonitos porque es que así “se te queda mucho mejor”. NO. Has patinado y ahora hay que recurrir al plan bestia.

¿Que qué puedes hacer? Lee los apuntes al menos una vez y luego empieza por cada tema destacando aquellos contenidos que sean más relevantes. Puedes ir haciendo esquemas básicos a partir de palabras clave que luego te ayuden a realizar el discurso de lo leído mentalmente.


Lee en voz alta

Una vez leídos los temas por primera vez, vuelve a la carga con una segunda lectura pero esta vez en voz alta. Escuchar tu voz (mientras vas entendiendo qué estás diciendo) es un buen recurso que te ayudará a retener la información y a recordar posteriormente qué has estado estudiando. Más que nada para que luego en el examen no te pase esto. 


La técnica de la cadena 

Hay diferentes tipos de mnemotecnia que puedes utilizar en tu sesión destroyer de estudio, pero una de las que más funcionan son las de memorización por palabras iniciales. Si tienes un tema que está lleno de categorías y puntos, lo mejor que puedes hacer es intentar recordar las primeras palabras de cada punto. Luego reorganiza todas esas palabras para que te quede una frase final que recuerdes fácilmente. 

"Litio-Berilio-Boro-Carbono-Nitrógeno-Oxígeno-Fluor-Neón = La BBC No Funciona"

Hay otras variantes, como la 'técnica de la historieta' o 'la oración creativa'. Todas representan una forma distinta en la asimilación de conceptos y la memorización de datos. 


Hazte un mapa mental

Que luego trasladarás al terreno físico. Es como volver a primaria y hacer círculos o dibujos. La idea es que un tema consigas resumirlo tanto que a partir de un vistazo puedas acordarte de lo que has leído. Esto te vendrá bien porque nuestro cerebro funciona mediante la memorización visual, y cuando la pregunta te salga en el examen recordarás qué conceptos giraban en torno al tema que se te pregunta. Si no sabes cómo empezar a hacer uno, aquí tienes ejemplos de mapas mentales que pueden servirte.


Youtube, TQM

Sí, pero no para escuchar las canciones de electrolatino de este verano. En la inmensidad de Youtube hay mil contenidos distintos y nada de lo que estés estudiando ha sido omitido por un genio antes. Esto quiere decir que si estás estudiando historia, marketing, derecho, comunicación o lo que sea, siempre hay alguien que lo ha estudiado antes. Y no solo eso, sino que ha dado una charla, ha creado un tutorial o lo ha incluido en algún vídeo. Refuerza lo que has leído anteriormente con vídeos o podcast de Youtube. La información entra mejor cuando alguien te la está explicando, además siempre te contará cosas que desconocías y, curiosamente, son las que recordarás después. No me preguntes, el cerebro es así. Y oye, tú quedarás como el Amo de los contenidos en el examen.


Estudia con un colega (o dos, o tres)

Estudiar con colegas tiene sus cosas buenas. Si tú te sabes bien el tema uno, alguno de ellos se sabrá perfecto el tema dos. Haced turnos de estudio conjuntos. Por ejemplo, dos horas juntos en los que todos estudiéis el mismo tema. A la hora y media puesta en común. Todos os contáis qué habéis entendido de cada apartado y generará un debate ampliado de cada contenido. El hecho de escuchar lo mismo dos o tres veces ayudará a que todos retengáis más la información.


Folio en blanco antes del examen

Una vez leídas las primeras preguntas, como lo tienes todo un poco flojo y desarmado en tu memoria (es lo que tiene estudiar a ultima hora) probablemente te vendrán miles de conceptos que estallarán en tu cabeza como una bomba. "Oh mierda, se me va a olvidar. Oh mierda, esto me lo sabía por encima, joder". No te preocupes, nada más leer las preguntas apunta en un folio todas las ideas que recuerdes, todas las palabras clave y cualquier cosa que te ayude a luego poder escribir en el examen todo lo que sabes. Así cuando llegues a las últimas preguntas, si te pierdes, tendrás tu chuleta in situ que te ayudará a continuar la marcha. Importante que el profesor sea consciente de esto para que no crea que estás copiando. 

estudiar examen codigo nuevo

Échale rollo (pero en plan bien)

Nadie sabe por qué pero se han aprobado muchos exámenes a base de sentido común. Habrá preguntas de las que no tengas ni  idea y otras de las que te suene algo. Es en esas en las que tienes que recurrir a todas las técnicas anteriores. Di todo lo que sabes, escribe todo lo que contó el profesor y combínalo con tu sentido común y know-how. Pero no caigas en el error de decir lo mismo treinta veces con diferentes palabras, porque eso huele. Y si huele a algo es... a recuperación de julio. 


Ya tienes algunas de las armas que te llevan a un aprobado. Ahora, si me permites un consejo, te diré esto: no vuelvas a estudiar la noche de antes. Organízate y a la próxima, estudia aunque sea con una semana de antelación. SUERTE, LA NECESITAS.

good luck codigo nuevo