Un día haces yoga por Instagram y al día siguiente eres antivacunas

Para la OMS, la vacuna es la única solución a una pandemia que se sigue extendiendo en el mundo, pero hay movimientos que buscan estigmatizar la medicina y hasta inventan teorías conspiranoicas para que la población desconfíe

Los médicos y la Organización Mundial de la Salud(OMS) lo han dicho hasta la saciedad: la única solución definitiva para detener los contagios de Covid-19 es la vacuna. Hasta que no la tengamos, la nueva normalidad no dejará paso a la normalidad de siempre. El virus sigue entre nosotros y tendremos que seguir usando mascarilla, mantener distancia social y cuidar mucho a las personas mayores e inmunodeprimidias. Por si acaso.

Pero, aunque las vacunas están probadas científicamente, los movimientos antivacunas no han tardado en hacerse oír y sus mensajes paranóicos han empezado a calar. Los bulos parecen historias de ciencia ficción: que las vacunas son una forma de control social, que la vacuna de la gripe fue la responsable de implantar el virus en los cuerpos de las personas mayores, que si el 5G... pero no siempre tienen que recurrir a mensajes rocambolescos. Los antivacunas también se ocultan tras el movimiento healthy que triunfa en Instagram, yoguis que rechazan cualquier sustancia química en su cuerpo, que usan medicina tradicional, hacen ejercicio en ayunas y hasta recomiendan lavados vaginales al vapor, como Gwyneth Paltrow.

Como explica un artículo del New York Times, no tenemos que confundir entre bienestar y salud. La línea es muy fina. En ese artículo, el periódico habla de la modelo y emprendedora de productos orgánicos Miranda Kerr, que empezó recomendando dietas a base de agua de 14 días y acabó, en plena pandemia, vinculada a los conspiranoicos de la vacuna, algo que no es solo peligroso para ella, sino para la comunidad porque la efectividad de las vacunas se basa en la inmunidad de grupo: si la mayoría de la población no es inmune, en este caso, al virus, no se puede frenar su propagación. Miranda se vende como una "entusiasta de la inmunomodulación" y propone en plena pandemia recetas que combinan liposomal vitamin C (un complemento alimenticio), acupunctura, caldos, duchas de agua fría, etc., etc., etc. Y no es la única.

"No hay nada como una pandemia para clarificar la diferencia entre bienestar y salud", escribe la crítica Amanda Hess en el Times. "Nuestra salud colectiva no es, como muchos podríamos acordar, demasiado buena. Pero a través de la lógica del márketing del bienestar, esta situación (el coronavirus) puede representar no solo la pérdida de vidas, sino de una oportunidad". Amanda cuenta que en un momento en que la gente se ha volcado a internet a buscar buenos hábitos para la cuarentena, los gurús de Instagram han ganado todavía más fuerza para que sus mensajes calen entre la gente.

Así que al loro. Está muy bien cuidarse, hacer dietas detox y tener consciencia de tu propio cuerpo, pero en el momento en que tu salud se convierte en un problema de salud pública, no deberías jugártela. Y en caso de duda, consulta con tu farmacéuticx o tu médicx.

CN