Tus problemas vaginales no se arreglan con un lavado de vapor

Una mujer canadiense ha sufrido quemaduras de segundo grado por aplicar esta técnica de lavado de útero que los médicos desaconsejan

Desde hace unos años, el lavado de vapor vaginal es una moda más de la salud femenina. Algunas influencers dicen que sentarte sobre una olla de agua caliente con hierbas te ayuda a limpiar tu útero y que es una técnica utilizada de forma ancestral en Asia y América Latina. Goop, una revista femenina fundada por Gwyneth Paltrow (ella misma famosa por sus tratamientos exóticos y poco científicos) los define como "spas de lujo". Pero esta interpretación dudosa de las supuestas costumbres indígenas ha sido muy cuestinada por los doctores, que no se cansan de alertar de sus peligros. Porque los tiene.

La semana pasada una mujer canadiense de 62 años fue hospitalizada por quemaduras de segundo grado en la vagina después de haberse colocado sobre una olla de agua hirviendo con hierbas. Lo hizo dos veces, hasta que su cuerpo no pudo tolerarlo más y se lesionó, según han contado varios medios y también ha registrado el Diario (oficial) de Obstetricia y Ginecología de Canadá.

Goop, que tiene un millón de seguidores en Instagram y varios millones de lectoras al mes, explica en un artículo que los baños de vapor vaginales limpian el útero y son una descarga de energía que te equilibra los niveles hormonales, según un artículo de la revista Dazed muy crítico con la página y con su fundadadora, que ha impulsado personalmente esta práctica. Goop se dedica a dar información sorbe estilo de vida, salud o nutrición para mujeres y también a vender productos de su propia marca.

"Todos nuestros orificios, las orejas, la nariz, el ano y la vagina se limpian solos", explica la doctora Ann Robinson en The Guardian. Someter nuestra vagina a una temperatura más elevada que la de nuestro cuerpo en estado natural (37º), puede provocar la proliferación de bacteras u otras infecciones y alterar la lubricación natural de nuestra vagina. El artículo de la doctora Robinson, que explica lo descabellada que es esta terapia, también se encarga de contradecir otros consejos de Gwyneth Paltrow. Por ejemplo, la terapia a base de picaduras de abeja, que la actriz asegura que le ha funcionado para eliminar marcas o inflamaciones en la piel, pero ya ha provocado la muerte de una mujer española de 55 años que intentó probarla, pese a que los médicos la desaconsejan.

La salud es uno de los principales focos de bulos y desinformación porque, al tratarse de conocimientos científicos, los ciudadanos de a pie tenemos muy pocas herramientas para corroborarlos. Un ejemplo de esto es la proliferación de teorías antivacunas que ya han provocado el aumento de enfermedades que ya considerábamos prácticamente erradicadas, como pasó en Costa Rica con el sarampión. O las modas de beber agua del mar o tu propia orina. Lo más importante es asumir nuestra ignorancia y preguntar siempre a los profesionales que nos aconsejen sobre ciertos tratamientos.

Desde que tenemos la regla, las mujeres deberíamos pasar una revisión ginecológica al año. Cualquier tratamiento que necesitemos, será nuestro doctor/a quien nos lo recomiende. Con la salud, y menos aún con tu vagina, mejor no hacer experimentos.