Este es el truco del calcetín con arroz frío para sobrevivir al calor

Este cereal tiene la capacidad de retener el frío durante muchísimas horas

No eres tú. Las olas de calor se han duplicado en España en tan solo una década. Tuviste que enfrentarte a la de junio, cuando esperabas unas temperaturas mucho más "planes en la calle friendly". Y ahora estás lidiando como puedes con la de julio. Y no: nadie puede asegurar que no habrá otra en pleno agosto o incluso en septiembre. El tiempo definitivamente está loco. Como tú, que ya no sabes qué hacer para conseguir dormir decentemente aunque solo sea una maldita noche. Pues según la BBC, deberías probar el truco del calcetín con arroz frío.

Esta misma noche. Abre el cajón de tus calcetines y coge uno al que no le tengas mucho cariño. Ahora ve a la cocina, coge el paquete de arroz de la despensa y viértelo en el calcetín hasta llenarlo en sus tres cuartas partes. Necesitas que sobre un poquito de calcetín para poder hacerle un nudo en la parte superior. Uno en condiciones. De lo contrario, tu cama terminará siendo un arrozal. Para terminar, mételo en el congelador durante unas cuantas horas. Cuando vayas a dormir, llévatelo contigo a la cama. Verás qué experiencia.

Mantiene el frío

Porque, según apuntan desde el medio británico, "es sorprendente el tiempo que el arroz retiene el frío". Tiene ese superpoder. Podrás dejarlo a un ladito de la cama para que comparta su fresquito con el ambiente o puedes incluso abrazarlo para saborear una pizquita de invierno. La cuestión es que funciona. Durante muchas horas. Y encima es bastante económico. Desde luego más que un ventilador o un aire acondicionado, con los cuales además no es nada bueno quedarse dormido. En cualquier caso, el arroz frío tampoco hace milagros.

Otros trucos para evitar el calor

Por eso desde la propia BBC recomiendan otras seis acciones más para conciliar el sueño en verano. En primer lugar, mantener fresco el dormitorio mediante medidas como bajar las persianas durante el día o no cargar dispositivos electrónicos en él. En segundo lugar, no dormir desnudo. Sí, tu instinto natural te lo pide, pero "lo mejor es ponerse un pijama suelto o una camisola". Tu organismo consigue regular mejor su temperatura cuando no está en contacto directo con la temperatura ambiental. Curioso pero cierto.

En tercer lugar, dormir a solas, porque "cuando las temperaturas son apenas soportables, tener un cuerpo al lado es como acostarse con un horno". Tú único amor de verano debe ser un calcetín lleno de arroz. En cuarto lugar, poner el colchón en el suelo puesto que el aire frío tiende a bajar. En quinto lugar, darte una ducha templada tirando a fresquita antes de acostarte. Y, en sexto lugar, vigilar lo que te metes en el cuerpo en la cena: nada de alcohol y alimentos ligeros como las ensaladas o las carnes magras. Muchísima suerte.