Esta es la razón por la que te mueres de cansancio cuando hay una ola de calor

Estos fenómenos, que se han duplicado en España en solo una década, estresan profundamente a tu cuerpo y a tu mente

Las olas de calor se han duplicado durante la última década. Como explicaba en su informe de 2021 el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, "cada 0,5 ºC de calentamiento adicional provoca aumentos claramente perceptibles de la intensidad y la frecuencia del calor extremo, incluyendo las olas de calor". Esto explica porque estás viviendo el junio más agosto de toda tu vida. Esto explica por qué llevas días arrastrándote por la ciudad con un calor insoportable a cuestas. Y, por encima de todo, esto explica por qué has estado sintiéndote como te sientes. Sí, la ola de calor afecta a tu cuerpo.

Hidrátate siempre

En primer lugar, y esto es bastante obvio, esta ola de calor está deshidratándote. Como indican en Vitónica, "al aumentar la temperatura ambiental, sobre todo si el grado de humedad es elevado, hay una mayor sudor, excretando agua y sales minerales". Esto produce a su vez síntomas como la sensación de cansancio, los mareos o los calambres musculares. En teoría, la ola terminará en unos días y las temperaturas caerán hasta unas cifras más coherentes con el mes en el que estamos, pero no bajes la guardia y lleva siempre contigo el agua que debes beber. Es una cosa a la que no sueles echar atención, pero es clave.

¿Tienes sueño? Es normal

Otra de las consecuencias de este calor extremo en tu organismo es la hipotensión. Según cuentan desde este mismo medio, "cuando hay una temperatura elevada en el ambiente es normal que el tejido de los vasos sanguíneos se estire para ayudar a que el calor corporal se disipe". De lo contrario, la temperatura corporal de tu cuerpo podría incrementarse lo suficiente como para provocar daño en las membranas celulares y en los órganos. Lo que pasa es que este estiramiento produce una disminución de la presión sanguínea, dejándote débil y somnoliento. Por eso te está costando tanto levantarte de la cama y salir al mundo.

No te estreses, aunque será difícil

Por eso y por un aumento significativo del estrés. Al parecer, "durante una ola de calor es normal sentirse más estresados debido a que con las altas temperaturas hay un aumento de la neurotransmisión glutamatérgica y una disminución de la GABAérgica". Es una cuestión fisiológica. Además, a la ecuación tienes que sumarle el hecho de que estás moviéndote, estudiando, trabajando y haciendo tareas bajo un calor asfixiante, lo cual aumenta el deseo de terminarlo. Quieres liberarte cuanto antes para tumbarte en el salón con un ventilador en la jeta. Un cóctel molotov que te tiene con el cortisol por las nubes. Una mierda.

Por último, la ola de calor está desajustando totalmente tu metabolismo al introducir un estresor permanente en el ambiente: el propio calor. Su presencia hace que tu cuerpo dedique recursos energéticos a combatir los desequilibrios que provoca en tu interior, en lugar de dedicarlos a otras tareas. Si quieres ganar masa muscular, por ejemplo, esta semana lo tendrás especialmente complicado. Pero pasará. Mientras tanto, sigue los consejos básicos de los picos calurosos de julio y agosto: bebe suficiente agua, utiliza el ventilador, refresca la casa de noche aprovechando las corrientes de aire entre ventanas y sal poquito a la calle.