El trastorno que afecta a la memoria que muchos tienen y pocos saben

Aunque recuerdas lo que has vivido, no tienes un vínculo emocional con ello, los recuerdos son difusos y poco personales

La memoria humana es capaz de viajar en el tiempo a través de los recuerdos. Puedes recordar cuando eras un niño que jugaba en el patio, o volver a este verano cuando te fuiste a la playa. No solo te viene a la memoria el momento, sino también las emociones que sentiste. Si piensas en el funeral de tu abuelo, recordarás las lágrimas. Y si viajas a tu primera cita, te vendrá el amor y la ternura.

We Heart It

Pero aunque este es el mecanismo habitual de memoria, muchas personas no pueden hacerlo. Es lo que se conoce como Memoria autobiográfica severamente deficiente. La cadena británica BBC recoge el testimonio de Susie McKinnon, que padece este trastorno, para entender bien el fenómeno y reflexionar si tú eres uno de los millares que lo tienen y no son conscientes.

Explica que este síndrome no es amnesia, mientras que la amnesia supone no recordar nada, ella sí que puede almacenar nueva información. El problema es que está vacío de la riqueza de las emociones. Por ejemplo, puede recordar que estuvo en una boda, pero no que fue ella quien lo vivió. “Podría haber sido otra persona quien asistió a la boda y no yo. Dentro de mi cabeza no tengo ninguna prueba de que estuve allí. No se siente como si fuera algo que haya hecho”.

We Heart It

Este trastorno de la memoria tiene muchos aspectos negativos. Se le olvidan muchos recuerdos que puede volver a revivir a través de fotos, pero no experimenta la nostalgia de rememorar los mejores momentos de su vida. Pero esto tiene algo positivo: no recuerda el dolor de los malos momentos. Puede perdonar más fácilmente porque el rencor no queda almacenado en su mente, al igual que el dolor por la muerte o la ruptura.

Un equipo de científicos canadienses está trabajando con ella para descubrir de dónde viene este problema. Creen que la causa no es por lesión o enfermedad sino que le viene del nacimiento. Además, no han encontrado efectos secundarios en su salud. Tan solo la falta de memoria emocional.

Para McKinnon los recuerdos son como cuando te cuentan cosas de cuando eres pequeño o ves fotos de ello. Sabes que pasó, pero solo tienes historias sobre ello, no hay una conexión emocional. “Podía recordar que los acontecimientos habían sucedido; simplemente no recordaba cómo era estar allí”. Te obliga a vivir la vida al momento porque tus recuerdos son débiles, inconstantes y poco profundos. Y recordarlos es como vivir la vida de otro.