Con tanto teletrabajo, la mitad de la población será miope en 2050

Abusamos de las pantallas, y después de este 2020 de quedarse en casa, todavía más. Por eso, nuestros ojos están resintiéndose cada vez más

Nuestros ojos se adaptan a nuestra realidad. Es decir, si vivimos encerrados en una cueva, se vuelven “vagos” y no tienen que trabajar, así que pierden funcionalidad. No parece preocupante puesto que, excepto si le preguntas a Platón, nadie vive en una cueva. Pero como alerta la catedrática australiana Padmaja Sankaridurg, “vivir en habitaciones pequeñas, apartamentos, áreas pequeñas y con actividades que nos requieren mirar de cerca [videojuegos, ordenadores, televisión, etc.]” tienen el mismo efecto, porque “tus ojos ya no tienen motivo para mirar a distancia y parece que se adaptan”. Seguro que lo has notado: si llevas gafas, después del confinamiento a muchísimas personas les ha subido la graduación.

Y claro, no es solo de 2020, es algo constante. Cada vez más usamos más tecnología. Obviamente no es algo malo, pero tiene este efecto secundario: nuestra vista se está resintiendo enormemente. Tanto que según los estudios de Sankaridurg, en 2050 la mitad de la población de todo el mundo será miope. Y una de cada 10 tendrá una miopía aguda, es decir, por encima de las 5 dioptrías. Si ahora la mascarilla se ha convertido en un “accesorio” imprescindible, parece que unas décadas las gafas también lo serán.

La solución, por supuesto, no es dejar de usar pantallas. Obviamente en el mundo actual es imposible no estar horas pegado al ordenador, y más aun con el teletrabajo y teleuniversidad (que parece que todavía estarán con nosotros mucho tiempo). Según Juan P. Álvarez de Toledo, oftalmólogo consultado por TV3, “las pantallas son malas si se usan mal. No podemos estar muy cerca y con muchas horas frente a ellas sin hacer descansos. Lo óptimo es parar cada 15 o 20 para descansar la vista y trabajar en habitaciones con mucha luz solar”.

Según Sankaridurg, “la miopía no la produce estar sentado frente a una pantalla todo el día, sino que trabajamos a muy corta distancia además de la falta de tiempo al aire libre”. Vamos, que para cuidar tus ojos, intenta ponerte lo más alejado posible de la pantalla (por ejemplo, intenta instalar una pantalla fija en cambio de estar siempre con el portátil), descansa tu vista con breaks breves (para ir al baño, beber agua, mirar por la ventana, comer alguna cosa, lo que sea que te aleje de la vista fija al dispositivo), y rellena tu tiempo libre, dentro de lo posible, con actividades al aire libre, haciendo cualquier cosa que no suponga quedarse en casa consumiendo todavía más ordenador o más móvil/tablet. No es tan difícil y podrías evitarte una visita al oculista.