La supergonorrea está expandiéndose con más fuerza por culpa del covid

El abuso de antibióticos durante la pandemia y los recortes en la asistencia sanitaria primaria, las principales explicaciones al preocupante aumento de la ETS

Todos sabemos la importancia de usar condón, de protegernos de las ETS y ese largo etcétera que no nos cansamos de oír. Y, aun así, solo tres de cada diez usan preservativo cada vez que tienen relaciones. Existe cierta sensación de invulnerabilidad, especialmente porque la mayoría de ETS se pueden tratar con relativa facilidad. Por eso, cuando hace unos años salió la alerta de la “supergonorrea”, sorprendió que no se recibiera con más pánico social: ¿por qué no hay más personas preocupadas por una ETS que se transmite con prácticas sexuales que no tienen por qué incluir penetración y que es resistente a los tratamientos que tenemos hasta ahora?

Al fin y al cabo, la incidencia de la mayoría de las ETS era muy baja, y seguramente conoces a muchos amigos que habrán dicho “ya sería mala suerte que me tocase a mí, ¿no?”. Pero lo malo de dejarlo todo a la “suerte” es que, aunque el riesgo de transmisión esté en 78 casos por cada cien mil personas, solo hace falta tener mala suerte para convertirte en uno de esos 78. Y, como bien sabemos, el azar y la suerte no puedes controlarlos. La única forma de prevenir la mala suerte es, aunque suene obvio, con medidas de prevención. Si no te expones al azar, no te expones a la mayoría de las ETS.

Pero el uso del condón sigue bajando año a año y la incidencia de contagios va subiendo. La gonorrea, en este caso, lleva en un incremento medio del 26% desde 2013, como explica El Mundo. ¿Y lo peor? Que el covid ha hecho que suba también la supergonorrea. Lo avisa Forbes: “la supergonorrea es el resultado de que la bacteria que causa la gonorrea, la neisseria gonorrhoeae, adquiere una gran resistencia a los antibióticos que se usan para tratar la infección”. De hecho, la OMS lleva desde 2017 avisando de que esta nueva variante de gonorrea es una de las bacterias más peligrosas del mundo.

En resumen, no hay tratamientos del todo efectivos para tratar esta variante de la gonorrea y, en muchos casos, depende de la suerte (la misma que debería salvarte de la transmisión). Así lo dijeron los médicos de “el peor caso de supergonorrea del mundo”, un británico que estuvo meses tratándose: “ha tenido mucha suerte y esperamos que su caso sirva como lección al mundo”. Viendo el aumento de casos, parece que no.

Pero, ¿cómo ha afectado el coronavirus a la supergonorrea? Lo explica Forbes: “el abuso de antibióticos durante la pandemia y la reducción de los servicios médicos primarios para poner más esfuerzos en el covid son algunas de las explicaciones para el aumento de casos”. Es decir, si la supergonorrea apareció por el abuso de los antibióticos, esta pandemia no ha ayudado. Y encima, con los CAP de todo el mundo bajo recursos mínimos, ha habido menos detección de casos y, por lo tanto, una mayor propagación de la enfermedad. En resumen, cuidado. Y ponte condón, por favor.