Por qué sumarte al reto del ‘Enero Seco’ podría ser la mejor manera de empezar el 2019

Dormir mejor, tener más energía o perder peso son algunos de los beneficios que aporta el estar un mes entero sin consumir nada de alcohol

El alcohol es nuestro particular Caballo de Troya. Una droga que, gracias a su estatus legal, la publicidad y a la trivialización que hacemos de ella en nuestro día a día, penetra en nuestras vidas sin que percibamos siquiera lo peligrosa que es. Conscientes de ello, la organización británica Alcohol Concern lanzó hace unos años una campaña para promover la desnaturalización del alcohol conocida como Dry January (Enero Seco). El objetivo es comprometerse a permanecer en absoluta sobriedad durante todo este primer mes del año. Y sus beneficios han sido más que probados.

Dormir mejor

El consumo de alcohol, especialmente antes de ir a dormir, altera el equilibrio natural entre la fase REM y la fase no REM. En concreto, retrasa la aparición del periodo REM donde dormimos más profundamente. O dicho de otro modo: te duermes antes, pero la calidad del sueño es muchísimo peor. De hecho, y según una investigación reciente publicada por el psicólogo Richard de Visser, de la Universidad de Sussex, hasta un 71% de quienes pasaron todo un mes sin consumir nada de alcohol reportaron estar durmiendo mejor en una encuesta.

Beber menos en el futuro

Lejos de limitarse a una actitud temporal, como podríamos temer todos, practicar el Enero Seco nos entrena para reducir nuestro consumo de alcohol durante todo el año. Así lo confirmó la investigación de Richard de Visser que, tras monitorizar a más de 800 personas, descubrió cómo la mayoría de quienes dejaron de beber durante esos 31 primeros días del año bebían menos en los próximos seis meses. Según el investigador psicológico, especializado en este área, las personas que practican el Dry January “reportan un día seco adicional por semana”.

Combatir el tabaquismo

Cada uno de nosotros cuenta con un biomarcador que indica la velocidad con la que nuestro organismo es capaz de metabolizar la nicotina. Y cuando más alto es este biomarcador, más titánica resulta la tarea de dejar de fumar. Sin embargo, y como comprobaron investigadores de la Universidad Estatal de Oregón, este biomarcador es más bajo conforme disminuimos la cantidad de alcohol que consumismos. En concreto, los autores del estudio comprobaron cómo la tasa de metabolito de nicotina de varios hombres se redujo cuando pasaron de beber 29 bebidas semanales a solo 7.

Otros beneficios adicionales

Pero además de todos estos beneficios, la investigación de Richard de Visser nos deja unos cuantos datos positivos más. Como que el 88% de quienes practican el Enero Seco lograron ahorrar más dinero, el 67% informó tener más energía, el 58% consiguió perder peso y el 54% tiene una piel más saludable. En líneas generales, todos aseguraban sentirse mejor y tener mejor salud. Y también sirvió para comprender algo muy importante: que no necesitaron el alcohol para pasarlo bien. Marcarse un Enero Seco podría cambiar tu vida. Y no pierdes nada por probarlo.