La técnica con la que puedes aumentar tu masa muscular sin mover ni un dedo

La conexión mente-cuerpo es tan potente que incluso obtienes mejoras simplemente con imaginarte entrenando

Los entrenamientos de fuerza muscular incrementan el gasto calórico, refuerzan los huesos, previenen lesiones musculares, mejoran la postura y, claro que sí, te proporcionan una figura más atlética. Pero existen algunos errores conceptuales que provocan que, a veces, y por muchas pesas que se levanten, los resultados no sean los esperados. Y uno de ellos, uno que nunca habrías imaginado, es pensar en otras cosas cuando haces tus ejercicios. La ciencia lo tiene claro: tienes que concentrarte en tus músculos en todo momento.

Es lo que descubrieron varixs investigadorxs de diversas instituciones científicas danesas mediante este estudio, el cual analizó el nivel de activación del tríceps y del pectoral durante el clásico press de banca. Como apuntan desde Vitónica, medio que se hace eco del mismo, "cuando se ponía el foco en los tríceps, se activaban más, cuando se ponía el foco en el pectoral, se activaba más". Nada de pensar en tu novix, en tu curro, en el atractivo físico de quien tienes entrenando a tu lado o en el movimiento. El objetivo es el músculo en sí.

Céntrate en un músculo

Y no importa qué músculo sea. "Brad Schoenfeld, uno de los máximos referentes en el aumento de masa muscular, observó cómo el grosor de los bíceps aumentó significativamente más cuando se dirigía el foco mental hacia dicho músculo mientras se entrenaba". Y resultados similares se han descubierto para los músculos dorsales y para los cuádriceps. En general, la conexión mente-músculo potencia mucho tus entrenamientos. Y tiene todo el sentido del mundo: es tu cerebro el encargado de moverlos mediante señales eléctricas.

¿Milagro?

Pero lo más sorprendente no es eso. La capacidad de activación de tu cerebro es tan intensa que incluso puedes reducir la pérdida de masa muscular durante un periodo de no entrenamiento gracias a la visualización mental. En serio: según este mismo medio, "Brian Clark y su colaboradores encontraron que un grupo que imaginaba ejercicios de muñeca mientras la tenían inmovilizada por una lesión perdía un 24% de fuerza general, mientras que otro grupo que no hacía nada perdía el 45% de dicha fuerza". Tienes una mente increíble.

Una que puede hacer creer a tus músculos que se están moviendo a pesar de estar totalmente inmóviles. Por supuesto, no te vas a poner como una bestia simplemente imaginando entrenamientos desde tu sofá, pero es una prueba de cómo centrarse en los músculos desbloquea un poder oculto en tu cuerpo. Tanto a la hora de ganar fuerza como a la hora de hipertrofiar. Así que ya sabes: la próxima vez que vayas al gimnasio, olvídate de la música, de los podcasts y de las fantasías. Conecta con tu organismo. Marcará una gran diferencia.