Ahora resulta que debes comer más hidratos para vivir más

Una dieta rica en cereales integrales y legumbres parece ser la clave de la longevidad

Las últimas décadas han presenciado una de las demonizaciones más injustas que han tenido lugar en el universo alimentario: la de los hidratos de carbono. De pronto, y sin previo aviso, comenzaron a aparecer y proliferar propuestas alimenticias que daban prioridad absoluta a las proteínas y las grasas, imitando la alimentación que supuestamente llevaban nuestros ancestros prehistóricos. Los carbohidratos, decían sus creadores y sus seguidores, debían ser limitados al máximo porque no eran especialmente saludables. Pero aquello no sonaba demasiado bien a oídos de la ciencia. Y se ha terminado de confirmar la falsa.

En concreto, gracias a una investigación llevada a cabo por lxs investigadorxs Valter Longo, de la Facultad de Gerontología Leonard David de la Universidad del Sur de California, y Rozalyn M. Anderson, de la Escuela de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin. Según informan desde Business Insider, durante la misma, estxs científicos descubrieron que "si deseas vivir el mayor tiempo posible, tienes que disminuir el consumo de proteínas y comer más carbohidratos". Unas sugerencias que van en la dirección contraria de lo que muchas dietas populares han estado planteando en los últimos años.

No valen todos los hidratos de carbono

Eso sí, no todas las fuentes de hidratos de carbono son válidas. ¿Cómo vas a comparar un plato de garbanzos o una taza de avena con una chocolatina? Esta última también te proporciona carbohidratos, sí, pero en forma de azúcares simples, lo que provoca picos de glucosa muy elevados en la sangre. Y eso no es nada bueno. En su lugar, apuntan desde este mismo medio basándose en los resultados del estudio de Longo y Anderson, "una dieta óptima se basa principalmente en carbohidratos de origen vegetal como legumbres, cereales integrales y verduras". Alimentos ricos en fibra que ralentizan la asimilación de azúcares.

Grasas saludables: esas sí

¿Y qué pasa con las proteínas y las grasas? Pues, para empezar, los cereales integrales y especialmente las legumbres contienen una buena cantidad de proteínas. No son puro carbohidrato. En cualquier caso, es recomendable que obtengas algo más de otras fuentes para complementar. Para estos expertxs, la dieta ideal es aquella en la que "alrededor del 30% de las calorías diarias procede de grasas saludables como frutos secos, aceite de oliva y algo de chocolate negro y pescado". Más específicamente, aceite de oliva virgen extra, cuyos efectos beneficiosos en el organismo han sido demostrados repetidamente en estudios.

Además, esta nueva investigación, publicada en la revista especializada Cell, también confirma algunas de las obviedades alimentarias que te niegas a aceptar: que debes decir adiós no solo a los alimentos ricos en azúcares añadidos, como hemos apuntado antes, sino también a las carnes rojas y a las carnes procesadas. De hecho, afirman sus autorxs, sustituir estas carnes por más alimentos integrales "podría añadir hasta 10 años a tu vida". El tiempo suficiente para ver crecer a tus posibles nietos, para descubrir varios nuevos países o para terminar la enésima serie imperdible. ¿No te parece que merece la pena el esfuerzo?