La ciencia explica los peligros de comer demasiadas proteínas

La Organización Mundial de la Salud(OMS) recomienda consumir 0,8 gramos de proteína diaria por cada kilo que peses

Tanto la industria cárnica como la industria del fitness nos ha bombardeado con la idea de que necesitamos consumir más y más proteínas para estar sanos y fuertes. Pero según cuenta en un artículo para The Guardian el neuropsiquiatra de la Universidad de Cambridge David Cox, la ciencia ha demostrado que esto es falso. De hecho, comemos demasiadas proteínas, "lo que puede estar perjudicando nuestra salud", explica Cox. No solo por los efectos negativos del exceso protéico, sino también porque este exceso desplaza de nuestra dieta otros nutrientes básicos.

El investigador cita como ejemplo un estudio reciente de la Universidad de Finlandia Oriental que estudió a 2.400 hombres de mediana edad durante 22 años. Los resultados fueron concluyentes: la dieta alta en proteínas aumentó hasta un 49% el riesgo de fallo cardíaco. De igual manera, Cox señala que otros muchos estudios han relacionado el consumo excesivo de proteínas, especialmente las  que provienen de carnes rojas y procesadas, con una mayor probabildiad de sufrir obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades renales y cáncer de cólon.

Por otro lado, Thomas Sanders, profesor de nutrición del King's College London, desmonta en este mismo artículo el mito de la hipertrofia muscular y la suplementación proteína: "Hay pruebas bastante sólidas que muestran que dar a la gente proteínas adicionales en realidad no incrementa la masa muscular. Lo que aumenta el músculo es el ejercicio y la carga, y el cuerpo tiene formas de conservar su proteína existente. Si comes más proteínas, el cuerpo simplemente la descompone en amoníaco y urea y los excretas".

Según el experto, la mentira de que necesitamos comer más y más proteína animal proviene del científico alimentario Nevin Scrimshaw, que afirmó que la proteína vegetal era deficiente en aminoácidos esenciales. “Luego se demostró que, al comer una variedad de alimentos a base de plantas, puede obtener todos los aminoácidos que necesita, y la teoría fue desacreditada en 1972”, ha explicado al diario inglés. Lo que debes hacer, según la FAO, es consumir unos 0,8 gramos de proteína por cada kilo que peses. Y si proviene de fuentes vegetales, mucho mejor.