Ya es posible solicitar pastillas abortivas por correo e interrumpir un embarazo desde casa

Más de 300 mujeres ya lo han solicitado aunque los médicos alertan de que se trata de una interrupción peligrosa

En cinco lugares del mundo la interrupción del embarazo está prohibida bajo cualquier circunstancia. Es más, se tipifican penas de cárcel para toda mujer y persona que realice, intente realizar o facilite la realización de un aborto. Estos lugares son Ciudad del Vaticano, El Salvador, Malta, Nicaragua y República Dominicana. No obstante en la mayoría de países de Latinoamérica, África, Medio Oriente, Oceanía y el Sudeste Asiático el aborto es ilegal y está penalizado en alguno de ellos. Estas medidas represoras tienen como resultado un número elevado de mujeres que han fallecido por interrumpir su embarazo en situaciones de alta vulnerabilidad. La plataforma neerlandesa Women on Web (WoW) distribuye por correo un paquete de medicamentos que permiten interrumpir el embarazo. Su distribución, aplicada a más de medio mundo, ha llegado a España.

El servicio exige algunas condiciones a las mujeres que deseen solicitar las pastillas: estar sana, estar de menos de nueve semanas de gestación y vivir a menos de una hora de un hospital. Según la web, “un aborto médico puede realizarse de manera segura y sin riesgo para la salud en el hogar, siempre que se cuente con la información correcta y se tenga acceso al cuidado médico de emergencia en caso de que se sufra alguna complicación”. Aún así los médicos, como comentaba en un artículo de Código Nuevo el ginecólogo y director del centro médico Idona, Jordi Bellart, explican que los efectos secundarios y el desconocimiento del estado de salud de las mujeres pueden poner en grave peligro la salud de quien las ingiera.

En la web aseguran que las pastillas solo podrán ser enviadas si la persona “vive en un país en el que el acceso al aborto seguro está restringido y si no padece ninguna enfermedad grave”. Después de que se complete una consulta con aproximadamente 25 preguntas, se realice a ser posible un ultrasonido y se haga una donación entre 70 y 90 euros, las pastillas —Mifepristona y Misoprostol—, le serán enviadas. Aún así y como explica Verónica Fernández, miembro del equipo de coordinación de WoW, a El Español, dicha donación “es para mantener la web, los médicos y otros gastos. Si una mujer no se lo puede permitir, hablamos con ella y le prestamos el servicio igualmente”. La portavoz añade, además, que “no solo se envía la medicación, también se informa de las contraindicaciones, se atienden dudas de mujeres de todo el mundo y se da información sobre la posibilidad de abortar en el propio país”, entre otras tantas consultas.

A pesar de las dudas, los miedos y las advertencias, la plataforma ha recibido más de 300 solicitudes procedentes de España en lo que va de año y eso que, actualmente y según la Ley Orgánica de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo, en la mayor parte de los casos de este país es posible realizar una Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) a través de la Seguridad Social y completamente gratis. Esperemos que esta situación siga siendo así para que las mujeres no tengan que pasar por situaciones de riesgo para tomar decisiones respecto a su cuerpo.