La pastilla que te pondrá ‘cuerpazo’ sin ir al gimnasio está más cerca de lo que piensas

Investigadores de la Universidad de Michigan han detectado un grupo de proteínas que pueden modificarse para mejorar el rendimiento físico sin ejercicio

Seguro que lo has pensado alguna vez: ¿cómo sería ponerse en forma solo tomando una pastillita? Pero no solo ponerse en forma, sino ponerse en plan crossfitero. Pues bien, el sueño de todxs aquellxs a los que le revienta pasarse la tarde en la elíptica o levantando hierros, pero ansía lucir un cuerpazo en verano, podría estar muy cerca. La respuesta a sus plegarias son un grupo de proteínas que están siendo investigadas por los investigadores de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) y que, en teoría, permitirían a quien las ingiera en su forma sintetizada una rápida quema de la grasa corporal y un aumento de la masa muscular y resistencia física sin necesidad de realizar ejercicio físico alguno.

Según el trabajo de investigación publicado recientemente en la revista Nature Communications, el grupo de proteínas que recibe el nombre de Sestrin serían las responsables de la quema de grasas y aumento de la resistencia en el cuerpo humano. Estas que son producidas de manera natural por el cuerpo tienden a acumularse en los músculos tras el ejercicio dando lugar al proceso de mejora física. Es por ello que los investigadores alteraron genéticamente un grupo de moscas de la fruta para que dejaran de producir Sestrin y comparar su progreso en una especie de ‘cinta de correr’ (en realidad era un tubo en el que estaban obligadas a volar sin descanso) con moscas sin modificar.

El resultado fue que las moscas que no producían Sestrin eran incapaces de progresar en su condición física mientras que las normales mejoraban levemente. La sorpresa llegó al crear un tercer grupo con moscas alteradas genéticamente para producir grandes cantidades de Sestrin que consiguieron superar el desempeño de las moscas normales sin ni siquiera participar de los entrenamientos en la ‘cinta de correr’. De igual manera, un experimento similar con ratones confirmó los resultados: una mayor producción de proteínas Sestrin ayudaba a quemar grasas, desarrollar masa muscular y mejorar la capacidad aeróbica. 

Estas conclusiones han llevado al equipo dirigido por Myungjin Kim a contemplar la posibilidad de desarrollar proteínas Sestrin de manera sintética que, al ser administradas a personas, podrían ayudar en la recuperación de lesiones musculares o contrarrestar los efectos degenerativos sobre la musculatura del envejecimiento. Sin embargo, el proceso para llegar a producir Sestrin de manera viable será largo debido al tamaño de las moléculas y a las implicaciones éticas del medicamento que, en malas manos, podría ser empleado para el dopaje de los atletas. En cualquier caso, la investigación deja abierta la puerta a algo que parece ciencia ficción y que, en un futuro no tan lejano, podría significar el fin de la industria del fitness tal y como hoy la conocemos.