Esto es lo que tienes que comer para pasar una resaca con dignidad

Hemos hablado con una nutricionista para derribar mitos y contrastar remedios caseros

Es domingo a mediodía. Una botella de agua mineral vacía reposa bajo tu cama en una habitación a oscuras, el olor a humanidad es insoportable y tu cuerpo ha decidido que no vale la pena hacer el esfuerzo de levantarse y enfrentarse a tu peor enemigo: la resaca. Los chupitos de Jägermeister que ayer te parecían una gran idea hoy se te repiten, uno a uno, como un mazo que golpea tu cabeza y te recuerda que haber cenado un kebab antes de salir tampoco fue la estrategia más inteligente para evitar las consecuencias de una noche loca.

Resultado de imagen de alcohol gif

Quizá te hayas sentido identificada/o con algo del párrafo anterior y te preguntes qué puedes comer para aliviar el estado en el que te encuentras. De hecho, en el variopinto mundillo de los remedios caseros para la resaca hay tantas recetas y consejos como fraudes y sabiduría popular del tipo “tómate una cañita y se te pasa” que podrían acabar con tu hígado antes de la treintena. Para no dejarte llevar por lo que te cuente el ‘cuñado’ de turno y evitar que tus domingos se conviertan en una agonía semana tras semana, hemos consultado a la nutricionista-dietista en Alimmenta, Carme Ferrer.

Estos son, a su entender y más allá de evitar el consumo de alcohol en la medida de lo posible (sí, ni siquiera ‘la copita de vino para el corazón’ que decía el abuelo) , los mejores alimentos para ayudar a tu cuerpo a sobreponerse a la temible resaca que:

1. Agua que no falte

Ante todo hay que tener en cuenta que el alcohol es una sustancia diurética y que por cada 50 gramos de alcohol en 250 mililitros de agua, el cuerpo elimina de 600 a 1.000 mililitros de agua en forma de orina. Dicho de otra manera: beber alcohol te intoxica y, de paso, te deshidrata. “Por eso el mito de que la resaca se va tomándose una cerveza al día siguiente es lo primero que hay que desterrar”, explica Ferrer que añade que hay muchas formas de tomarla: “Las infusiones, caldos vegetales y demás son maneras de consumir agua, también se puede añadir limón al agua o beber zumos naturales”.

2. Frutita sí, pero no es suficiente

Te has pasado la noche de rumba y bailando hasta el Cómeme el donut. Es un mogollón de energía que ha salido de tu cuerpo y que los cubatas no te van a ayudar a recuperar. Y, aunque la fruta va genial para recuperar líquidos, vitaminas y minerales, comerte una manzana o un kiwi antes de irte a dormir no va a conseguir que te levantes como una rosa. “El problema de la fruta es que no te va a aportar lo suficiente ya que subirá los niveles de azúcar en sangre rápidamente y bajarán igual de rápido. Para tener un efecto prolongado a lo largo del día se necesitan carbohidratos complejos”, apunta Ferrer. Así que fruta sí —el potasio del plátano ayuda a reponer los electrolitos y la vitamina C de la naranja ayuda al hígado a metabolizar el alcohol— pero con algo más.

Resultado de imagen de fruit gif

3. Dame carbohidratos que quiero morir…

Si lo que necesitas es energía para superar un largo día de resaca lo tuyo son los carbohidratos, pero que sean complejos. “La pasta, el arroz, las legumbres, la quinoa, la patata, etc. son alimentos llenos de carbohidratos y saludables. Por ejemplo, unas tostadas con pavo o un plato de arroz con atún aportan muchos nutrientes, son totalmente saludables y seguro que te van a caer bien en el estómago”, dice la nutricionista que, ante todo, insiste en que se trate de comida real y nada de ultraprocesados como las pizzas congeladas y demás precocinados que añadirán más a la factura del exceso que acabas de realizar. 

4. Ni azúcares, ni grasas, ni precocinados

Una de las ideas más arraigadas es que una comida copiosa ayuda a ‘asentar el estómago’ pero la realidad es que la resaca suele ir asociada a problemas en el aparato digestivo como la acidez, las nauseas y los vómitos. Además, una comida abundante y rica en grasas será un nuevo exceso que no será más efectivo a la hora de reconstituirte que una opción saludable. “Las pizzas y los platos precocinados mejor no. Mucha gente cuando llega a casa busca lo más rápido y tiran de estos alimentos que son muy grasos y repletos de azúcares simples que no te ayudan para nada. Existen maneras más eficientes de sobreponerse a la resaca”, dice Ferrer que insiste en la fórmula de combinar carbohidratos complejos con fruta y verdura.

5. Leche con cereales, un clásico que nunca falla

El remedio de la abuela siempre es el mejor. ¿Acaso hay algo que no se cure con un vaso de leche? La leche es rica en calcio y vitaminas, además, calma la gastritis y contiene cisteína que básicamente se trata de un aminoácido que te ayuda a digerir el acetaldehído que produce tu cuerpo al intentar procesar el alcohol. Para la nutricionista la clave de este remedio está en combinarlo con unos buenos cereales (nada de bombas de azúcar, mejor copos de avena) que te aporten los carbohidratos complejos que necesitas. Dos pájaros de un tiro. Eso sí, Ferrer recomienda que la leche con cereales solo sea el primer paso para normalizar tu cuerpo antes de continuar con tu dieta habitual.

Resultado de imagen de milk gif

6. Ojito con el café y las bebidas energéticas

La típica imagen del personaje de Hollywood con unas ojeras por los suelos y engullendo un café americano de tamaño industrial es un timo. De hecho, la nutricionista coloca el exceso de café y a las bebidas energéticas en el bando enemigo al ser potentes estimulantes y contener grandes cantidades de azúcar. “El abuso de café es fatal y la recomendación básica que hacemos es no consumir más de 2-3 cafés al día, nada más. Por otro lado, el problema de las bebidas energéticas es que te llevan un montón de azúcar que no te aportan ni vitaminas, ni minerales, ni nutrientes importantes para que tu cuerpo comience a recuperar y funcionar correctamente. Ambas están completamente desaconsejadas para combatir la resaca”, destaca Ferrer. 

7. No esperes milagros

Si al leído hasta aquí es posible que todavía estés buscando la solución definitiva a la resaca y una lista perfectamente definida para acabar con ella. Pues bien, no la encontrarás aquí. Pero, antes de decepcionarte, lo que deberías entender es que comer uno u otro alimento para superar los síntomas de la resaca no es más que un parche para salir del paso. Lo que verdaderamente importa, según sostiene Carme Ferrer, es entender que nuestra alimentación no es cosa de un día sino una carrera a largo plazo y que si cometemos un exceso el fin de semana —la idea sería evitar primero el exceso pero sabemos que es casi imposible— la mejor forma de mitigarlo es regresar a una alimentación saludable y equilibrada lo antes posible. Suena simple pero vale la pena interiorizarlo: hay que saber beber pero también hay que saber comer.