El número exacto de comidas al día que deberías hacer para cuidarte

No solo importa lo que comemos, también en qué momento y con qué frecuencia

Este año la llegada del buen tiempo es diferente. No solo nos imaginamos tumbados ocho horas en la playa sin más preocupación que divertirnos todo el rato, también tenemos más ganas que nunca de salir de nuestras cuevas en forma de casas o comunidades autónomas. El ritmo de vida más pausado que hemos llevado últimamente, junto con la llegada del calorcito, podría hacer que algunos queramos estar en mejor forma. No hablamos de tener un cuerpo típico de modelos de revista ni cantantes que hacen videoclips en aviones en marcha, sino de un cuerpo que, ya sea de 50, 80 kilos o más, nos haga sentir bien con nosotros mismos, nos haga mirarnos en el espejo y decirnos con una sonrisa: “Aquí estoy yo”.

La teoría científica más avalada para perder peso es el déficit calórico, aunque hay otras menos extendidas que también podrían ser muy beneficiosas. Según un estudio publicado en la revista Nutrients, una de ellas es ingerir la mayor cantidad de alimentos del día — ese plato de pasta o pizza que tanto nos gusta — en el desayuno y la comida, cuando mejor metabolizamos los alimentos. Otra forma de vernos mejor es limitar el número de veces que comemos al día. ¿Pero cuál es el número ideal? ¿2, 3, 5 o más? Una investigación reciente, publicada en National Library of Medicine, ha tratado de esclarecer este baile de cifras comparando cómo nos repercute la cantidad de veces que comemos diariamente manteniendo siempre la misma proporción de calorías. Es decir, sin que debamos despedirnos del inmejorable bistec con patatas fritas de esos domingos en casa los padres — a veces lo importante no es el qué, sino el cuándo —.

Si lo que quieres es perder los kilos que has acumulado tirado en el sofá fines de semana enteros viendo vídeos de TikTok, esta es la parte que te interesa. El estudio determinó que, mientras no se percibieron disparidades de bajada de peso comparando tres, cuatro o seis ingestas de alimentos diarias, sí que hubo diferencias si solo se llenaba el estómago una o dos veces.

Aunque si lo que te importa ahora va de deshacerte de grasa, te ayudará saber que ocurrió casi lo mismo que en la prueba anterior: una o dos comidas es un buen método para despedirte de esa masa de acilglicéridos que puede resultar molesta. Y si lo tuyo va de tener una cintura más definida, la cosa está más complicada. En la investigación eran tan bajas las diferencias entre una o dos ingestas versus tres o más, que no llegaron a determinar la cifra idónea. Pero lo que sí que quedó claro es que menos de seis es el camino para lucir una bonita circunferencia de la cintura.

Dicho esto, una buena forma de cuidarte un poquito más sería probar cómo te sientan dos comidas al día. Aunque, ¡atención! Recuerda que para que estar en forma no se traduzca en disminución de masa muscular y te quedes hecho un tirillas, es recomendable, de acuerdo también con la evidencia científica, aumentar la cantidad de proteínas. Tampoco olvides que el número ideal de comidas y el mejor momento para los alimentos más calóricos debe ser coherente con tu ritmo de vida u horas en las que gastas más energías. Mimarte de verdad a ti y a tu cuerpo significa encontrar el balance ideal entre lo saludable y lo que necesitas en cada momento. Cuídate, cuídalo.