El método japonés que te enseña caminar con los glúteos para mejorar tu postura

Trabajar desde casa ha hecho que tengamos que adaptarnos a sillas que no están preparadas para pasar hasta más de ocho horas en ellas, por suerte hay un ejercicio que puedes hacer para sentirte mejor

Te levantas a cada rato para estirar un poco las piernas. De la habitación a la cocina, de la cocina a la habitación. En la oficina pasaba un poco lo mismo, soltar un poco el cuerpo en horario de trabajo es necesario. Si esto no se toma como rutina el cuerpo, poco a poco, empieza a estropearse y de repente te encuentras con dolores en zonas que no sabías ni que existían. A veces, lo que ocurre es que ya no hay vuelta atrás y esas afecciones se vuelven molestias diarias e incluso lesiones. Es por ello que es necesario conocer ciertos ejercicios sencillos que podemos hacer y con los que podremos mejorar la postura y la colocación del cuerpo. Para ello hay una experta: la japonesa Yoko Mizoguchi. Este es su método.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de HAKO (@hako_bodytuning) el

Es conocida como la reina del ajuste corporal, ya que sus ejercicios “desbloquean las articulaciones de la cadera y la pelvis y reajustan el cuerpo para recuperar la flexibilidad y la capacidad para realizar movimientos elegantes y naturales”, al menos así se asegura en su libro Un cuerpo perfecto en 3 minutos (Editorial Kitsune Books). En él, además, se explica que la experta se centra en cinco partes del cuerpo: caderas, pelvis, hombros y omóplatos y glúteos y tobillos. Desbloqueando justamente estas zonas no solo gana flexibilidad sino que la postura se corrige de forma natural.

Ahora bien, la clave de su método está en los glúteos y en el ‘caminar de los glúteos’, el ejercicio que ella propone. Pero, claro, ¿esto cómo se hace? Lo primero que hay que hacer es desarrollar una conciencia de nuestro cuerpo, sobre todo porque la experta entiende que los glúteos, aunque son concebidos como una única zona, deben entenderse como dos partes que funcionan por separado. Sí, tal como piensas: una nalga y otra. “Si te sientas en el suelo con las piernas cruzadas y haces el intento de ‘caminar’ con los glúteos lo que pasa es que los isquiones se apoyan en el suelo y esto hace que la pelvis se desbloquee y recupere su postura natural”, explica el libro.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

“Llevaba toda la cuarentena cuidándome la salud mental por el teletrabajo… pero descuidé enormemente la física. Por el teletrabajo y vivir en un piso precario (como la mayoría de jóvenes) me vino un dolor de cervicales tan grave que tenía mareos solo por estar de pie. ⁠ ⁠ En mi casa no puedo trabajar, no tengo sillas aptas (estoy escribiendo, literalmente, en una de playa) y estoy con el cuello hacia abajo mirando el portátil más de 4 horas seguidas”, cuenta uno de los muchos jóvenes que por la precariedad y el teletrabajo, que ha venido para quedarse, tiene el cuerpo molido. Tendinitis, cervicales, lesiones, fisuras… ⁠ ⁠ Te contamos todos estos problemas del teletrabajo (y cómo cuidarte) en el link de la bio.

Una publicación compartida de Código Nuevo (@codigonuevo) el

Para hacer el ejercicio bien y que el resto del cuerpo encaje dentro del movimiento hay que sentarse en el suelo cruzando las piernas (con la derecha por delante), luego hay que mover la cadera hacia la derecha y hacia la izquierda, simulando la acción de caminar, como si fuera un balanceo. Así durante diez veces. Después debes poner la pierna izquierda por delante y volver a repetir el ejercicio. En algunas ocasiones será necesario utilizar una esterilla por si el movimiento genera dolor.

Este tipo de ejercicio no solo ayuda a las personas que trabajan desde casa sino también a aquellas que pasan muchas horas de pie. Los músculos que hacen rotar la cadera con unos de los que más se recargan con este tipo de actividades. Cuando la pelvis se endereza “los músculos de las piernas se relajan y es más fácil estirarlas y tonificarlas”, explica Mizoguchi. Todo gira en torno a quitarle tensión al cuerpo. Una tensión que le colocamos de forma automática al no tener control ni consciencia sobre las posturas que son sanas y adecuadas para nuestro cuerpo y sus día a día.

CN