Llevas años caminando de más por la mentira de los 10.000 pasos

Puedes disfrutar de los beneficios de la actividad física andando mucho menos que los famosos 10.000 pasos de tu smartwatch

Te la han colado. Un montón de meses, quién sabe si años, caminando y caminando hasta que el contador de una aplicación de fitness confirmara tus 10.000 pasos diarios, la hipotética cantidad óptima de pasos que te traería buena salud, para que ahora resulte que todo era mentira. Porque no, no necesitas caminar tanto para disfrutar de los beneficios asociados a la actividad física. En realidad, y según cuentan los doctores José Antonio Santacruz y Ángel Luis Clemente en un artículo para The Conversation, podemos mantenernos sanos con bastantes menos. En última instancia todo depende de la intensidad.

"Un adulto sedentario, que camina entre 5.900 y 6.900 pasos diarios) debería sumar a su hábito entre 3.000 y 6.000 pasos diarios adicionales durante al menos cinco días a un ritmo de 100 pasos por minuto para alcanzar las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud", explican estos expertos. Esto sería un ritmo de actividad moderado. Porque, en caso de caminar con mayor intensidad, a un ritmo potente, solo "habría que añadir entre 1.950 y 3.900 pasos diarios durante al menos cinco días a la semana", lo que supone una subida de entre 1.393 y 2.785 diarios a lo largo de una semana. Y eso no es tanto.

Al fin y al cabo, y partiendo de que, como indicaban Santacruz y Clemente, un adulto sedentario camina solo entre 5.900 y 6.900 pasos, la recomendación final rondaría entre los 7.293 y los 9.685 pasos. En ningún caso los 10.000 y, además, podrías perfectamente cumplir por lo bajo porque obtendrás todos los beneficios vinculados a la caminata. Así lo demuestran múltiples investigaciones. Una, la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, prueba que "caminar entre 7.000 y 8.000 pasos diarios es suficiente para llevar un estilo de vida activo y saludable". Salir a andar a las once de la noche porque te falta para los 10.000 es innecesario.

¿Pero entonces por qué tienes tatuado en la mente que debes caminar 10.000 pasos, un número tan redondo que nos hace pensar que la naturaleza es una especie de Pitágoras? Esta idea proviene, según explican estos dos doctores, de una campaña de marketing llevada a cabo por una compañía japonesa en 1960 para vender un podómetro llamado Manpo-kei, cuya traducción al español sería "medidor de 10.000 pasos". No fueron médicos quienes establecieron una cantidad tan ideal, sino publicistas que querían una campaña que fuera atractiva. Y, claro, 10.000 tiene mucho más gancho que 7.293. Y en esas estamos.

Por supuesto, si te has acostumbrado a caminar 10.000 pasos todos los días y quieres seguir haciéndolo, no vamos a detenerte. De hecho, los beneficios aumentan aún más, especialmente el del mantenimiento de un buen índice de masa corporal en las mujeres y el de regular el colesterol en los hombres. "Pero debemos tener claro que la próxima vez que veamos en el reloj o en el móvil el reto de 10.000 pasos diarios, no nos debemos desmoralizar si no logramos el objetivo. Hay que tener en cuenta la intensidad del ejercicio y no solo la cantidad". Te basta con mucho menos. Y te quitarás presión y culpa de encima.