Las hormigas podrían ser claves en la lucha contra el cáncer

Su espectacular olfato les permite detectar células cancerígenas con tan solo media hora de adiestramiento

Tanto el siglo XX como muy especialmente el siglo XXI han sido testigos de un impresionante desarrollo de la medicina. Y, aunque evidentemente continúa habiendo muchas enfermedades, el impacto sobre la salud pública ha descendido notablemente gracias a la investigación y el diseño de nuevos tratamientos. Así, la esperanza de vida en el mundo aumenta cada año, lo que nos enfrenta cada vez más a una enfermedad cuya probabilidad de aparecer aumenta conforme más años vives: el cáncer. Ahora, un estudio realizado por científicxs francesxs acaba de encontrar unas insospechadas aliadas en la lucha contra esta afección. Son las hormigas.

No es broma. Como ya habrás escuchado cientos de veces a lo largo de tu vida, una de las claves para combatir el cáncer es la detección temprana de la enfermedad. Es así con muchísimas enfermedades, pero particularmente con una como esta, capaz de extenderse por todo el organismo si no se actúa a tiempo. El problema es que, según apuntan desde Gizmodo, medio que se hace eco de la investigación, "los métodos habituales para detectar el cáncer, como las resonancias magnéticas y las mamografías, suelen ser costosos e invasivos, lo que limita su uso a gran escala". Había que encontrar métodos alternativos. Como los biodetectores.

30 minutos de adiestramiento y a detectar

Uno de los más populares son los perros. El increíble olfato de estos animales les permite detectar células cancerosas con bastante precisión. El problema es el tiempo: necesitan aproximadamente entre seis y doce meses para entrenarse y realizar esta tarea correctamente. ¿Pero y si hubiera unos diminutos animales, y ya sabes por dónde vamos, que tuvieran la misma capacidad pero pudieran aprender en mucho menos tiempo que los perros? Así es. Estos insectos son perfectos. En concreto, dicen desde este mismo medio, a las hormigas solo les hacen falta treinta minutos de adiestramiento. ¡30 minutos comparados con un año!

Así lo explicaban los propixs autorxs del estudio en el paper publicado en la revista iScience: "Las hormigas son equivalentes a los perros, los biodetectores más estudiados, en términos de capacidad de detección. En algunos aspectos, incluso superan a los perros porque necesitan un tiempo de entrenamiento extremadamente corto y un coste reducido de mantenimiento: miel e insectos congelados dos veces por semana". Está claro que son animales mucho más fácilmente manipulables y transportables. Por supuesto, aquí entraría ya el debate acerca del bienestar de los mismos tanto en su cuidado como durante la detección.

Las hormigas podrían salvarnos la vida 

Sea como sea, es evidente que existen muchísimos animales en el planeta con capacidades con las que tú, como ser humanx, solo podrías fantasear. Es probable que se localicen en el futuro algunos otros incluso más precisos y eficientes a la hora de detectar enfermedades tan graves como el cáncer. De momento, las hormigas podrían salvar infinidad de vidas. Eso sí, "el estudio es solo una demostración preliminar, una prueba de concepto", y faltan aún muchos ensayos para terminar de confirmar los recientes descubrimientos. Por lo pronto, hay una línea de investigación prometedora que transitar. El tiempo y las hormigas dirán.