El negocio millonario por detrás del auge las apps de salud mental

Las apps de salud mental mueven miles de millones y hasta las celebridades se han apuntado al carro, aunque no todas son fiables

Empezaste comunicándote con el WhatsApp y pasaste a compartir fotos y pensamientos Facebook para después pasar a mirar tus vacaciones y también los pisos adonde mudarte en Fotocasa e Idealista e, incluso, a buscar pareja en Tinder y otras aplicaciones. Cuando llegaron las aplicaciones de ejercicios te creías que ya no te quedaba nada por descubrir en las apps hasta que un día tu ansiedad empezó a empeorar y viste que no te llegaba para pagar un psicólogo. Y te bajaste una app de salud mental. 

Si te sientes identificado con el párrafo anterior, no eres el/la únicx. De hecho, desde que estalló la pandemia mundial, la inversión en este tipo de aplicaciones se ha multiplicado. Según un artículo reciente de Xataka, si en 2019 se habían invertido 21.000 millones de euros en todo el mundo en apps de salud, en 2021 llegaban a 57.200 millones. La tendencia no parece ir a menos, igual que los problemas de salud mental siguen al alza. 

Entre las apps de salud mental, las hay de muchos tipos. Instahelp fue fundada por el director de la escudería Mercedes y ofrece terapia psicológica. Meditopia, una de las que se ofrece en España, ofrece meditación contra la ansiedad, como Calm, que es otra de las más conocidas, o Terapychat. Talkspace te ofrece psicólogxs para comprobar tu compatibilidad con ellxs como si fuera Tinder, mientras que Webot te responde a tus problemas con frases motivacionales soltadas por un bot (ojo, no todas las apps son útiles) Pero entre las apps las hay incluso que ofrecen medicación y contacto con psiquiatras on-line. 

Incluso celebridades como Selena Gómez, asociada con su madre, se han lanzado al negocio de las apps de salud mental según cuenta un reportaje de SModa, en su caso a través de Wondermind, lanzada ahora en febrero. También el príncipe Harry y su mujer, Meghan Markle, están involucrados en negocios relacionados con la salud mental en entornos digitales. 

Casi la mitad de los españoles (46%) afirma que su malestar psicológico ha empeorado en el último año, según la Conferedación de Salud Mental de España, apunta un artículo reciente de Carolina Freire en The Objective. Los pensamientos suicidas han subido entre un 8 y un 10% pero, aún según este estudio, sólo un 6,4% de la población española acudió en 2020 a un profesional de la salud mental. 

Algunos expertos alertan que muchas de estas apps no tienen ningún tipo de aval científico y el artículo de Freire alerta que son “un parche, un bastón con el que empezar a caminar”, que no entrañan ningún peligro “siempre y cuando se vean como eso y no como el futuro de la psicología”. mientras otros estudios alertan que la precariedad económica acentúa los problemas de salud mental, en contra de los que creen que este es “un problema de ricos”. 

La falta de recursos, sin embargo, puede ser un factor para que la gente se decante por estas aplicaciones, teniendo en cuenta que son más baratas y que la sanidad pública no suele ser demasiado ágil con estos problemas. No deja de ser paradójico que haya gente haciéndose rica con el auge de estos problemas.