¿Existen los alimentos afrodisíacos o es una leyenda?

No existen estudios científicos que respalden estos mitos populares

En una sociedad hiperestresada, cada vez más personas están experimentando una reducción de la libido. Y ciertamente es una putada. Al menos para quienes aman el sexo. Al fin y al cabo, con la libido por los suelos, o en niveles mediocre, el sexo no resulta tan sumamente sabroso. Pero eso no significa que no haya remedio. Bajar unas cuantas marchas para desestresarse, practicar deporte o consumir alimentos afrodisiacos puede serte de utilidad para llenar tu barrita de la libido al máximo. O eso creíamos. Porque si bien las dos primeras acciones tienen fondo científico, la tercera para que no. Los afrodisíacos son una leyenda.

Así lo cuenta la profesora de nutrición y bromatología Ana Belén Ropero, de la Universidad Miguel Hernández, en un artículo publicado en el medio The Conversation. Su conclusión, tras analizar diversas investigaciones al respecto, es que ningún alimento de esos malamente apodados afrodisiacos aumenta el deseo sexual. Por ejemplo el chocolate. En palabras de la experta, "un pequeño estudio realizado en el norte de Italia analizó el efecto del chocolate sobre el Índice de Función Sexual Femenina" y "no se encontraron diferencias entre aquellas mujeres que comían chocolate y las que no". Está muy rico, pero de sexual nada.

De hecho podría ser incluso contraproducente, pues esta otra investigación realizada en California relacionó el consumo de chocolate en mujeres y en hombres menores de 55 años con un menor interés sexual. Aunque podría ser una correlación y no una causalidad, lo cierto es que el chocolate está muy lejos de su popularidad como encendedor sexual. En cuanto a las ostras y el ajo, otros dos supuestos alimentos afrodisiacos, solo se han testado en roedores macho y los resultados no fueron nada concluyentes. Ah, y de las fresas no hay el más mínimo estudio. Parece como si nos hubiéramos inventado todo esto de la nada.

Ropero, que ha profundizado mucho en la cuestión, lo tiene muy claro: "No hay artículos que demuestren que podemos mejorar nuestra capacidad sexual ni nuestro deseo con los alimentos". Así que si estabas pensando en atiborrarte de chocolate con fresas o en preparar una cenita de ostras para tu pareja, hazlo por cuestiones meramente gustativas. Porque esos alimentos no son los que harán que termines masturbándote con desenfreno o que acabéis inmediatamente en la cama. Quizá a algunos ratones les funcione, pero "ningún alimento ha demostrado efectos afrodisíacos en humanos". Punto. A otra cosa.

Y esa otra cosa no es poca cosa. Después de todo, hay mucho que puedes hacer para mejorar tu libido. Entre ellas, y según indican desde el medio especializado en salud MedicalNewsToday, desarrollar herramientas para manejar mejor la ansiedad, dormir adecuadamente, comer una dieta baja en azúcares y rica en proteínas, hacer ejercicio regularmente, mantener un peso saludable o no fumar tabaco. Pero no te obsesiones: a veces simplemente son épocas. Si se convierte en algo permanente, y te afecta de algún modo, siempre puedes ir a terapia. Será más productivo invertir en ella que en comprar kilos de ostras.