¿Existe una relación entre el vello púbico y las ETS?

El vello púbico juega un papel clave en la prevención de enfermedades de transmisión sexual 

A pesar todo lo batallado para normalizar vello femenino, tanto el púbico como en cualquier otra parte del cuerpo, aún sigue estando estigmatizado el no depilarse. Solo hace falta ver los anuncios de bikinis y las series para darse cuenta de que no hay ni un solo pelo en las ingles, piernas o axilas de las actrices o modelos. De hecho, depilarse completamente el pubis sigue siendo visto como algo no solamente estético, sino también higiénico. ¿Pero hasta qué punto lo es realmente?

Ya sea depilación integral o brasileña (que solamente mantiene una porción del vello en la parte superior, por el monte de venus) lo cierto es que los dermatólogos alertan de que esta moda (o imperativo social) no es que sea beneficiosa para la salud de nuestra vagina, sino que es perjudicial. No hace falta tener muchas luces para entender que si el pelo está ahí de manera natural, debe ser por algo. Lo cierto es que el hecho de depilarse el pelo púbico aumenta peligrosamente las posibilidades sufrir una Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS).

Según cifras de la OMS, de mediana, cada día se registran cerca de un millón de nuevas infecciones, consideradas “curables”: clamidia, gonorrea, tricomoniasis y sífilis (sí, de esta última la palmaban los poetas hace un par de siglos, como Bécquer). Más allá de estas cuatro, hay otra de preocupante, que es el virus del papiloma humano, que es la infección genital que más ha aumentado en estos últimos tiempos. Según datos de la Academia Española de Dermatología y Venereología, un 75% de personas de entre 15 y 49 años se infectan al menos una vez en la vida de un tipo de virus de papiloma. 

Obviamente, el factor clave para protegerte de una ETS es usar preservativo, ya sea masculino (el condón) o bien el preservativo femenino (menos común, pero igual de válido). Aprovechamos el tema para hacer un pequeño inciso: amiga, la pastilla anticonceptiva no te salvará de pillar clamidias o el virus del papiloma, solo te evitará un embarazo. De la misma manera, aunque seas gay o lesbiana, las ETS siguen existiendo y son necesarios los preservativos. Así que si tu pareja sexual no es cerrada, es decir, que también tiene relaciones con otra gente, lo mejor es utilizar siempre preservativo. En caso de cerrar la relación y querer hacerlo a pelo, lo suyo antes es hacer un chequeo para descartar que ambxs estéis sanxs y no tengáis ningún tipo de ETS.

Dicho esto, en este mundillo de las ETS, el vello de nuestro coño no nos salvará de pillar según qué, pero sí que nuestro gran aliado. Todos los pelillos que nos arrancamos (y como duele eso) actúan como barrera protectora contra bacterias, herpes u hongos. De hecho, según explicaba en El País, el doctor Ramón Grimalt, profesor de dermatología en la Universidad Internacional de Cataluña, el condón no te salvará de pillar un herpes o unas clamidias. Grimalt explica que el condón protege, pero el pubis no queda tapado por el condón. De esta manera, las pequeñas heridas que pueda haber en la piel pública permiten el paso de los microorganismos. 

Si aun así por motivos estéticos preferís depilaros, un mini consejito, si lo hacéis con cera o cuchilla, evitad tener sexo el mismo día o el siguiente. Sí, todxs hemos hecho el amago a última hora de pasarnos la cuchilla “por si acabamos follando”. Pero mejor depilarse dos días antes, así evitamos tener heridas que puedan estar abiertas cuando se produzca el encuentro. Pero, sobre todo, lo más importante es usar protección: condón masculino o femenino. Sea como sea, úsalo.