Entrenamientos que esculpen tu cuerpo y que siempre querrás repetir

Hay algunas actividades deportivas que pueden llevarse al extremo para poder exprimirlas a tope y poner nuestro cuerpo a tono aumentando la intensidad. Algunas se hacen cuesta arriba pero se sale repletx de energía

Estar en forma es uno de nuestros principales intereses. Tener interés en la actividad deportiva está muy bien siempre y cuando no venga la pereza a apoderarse de ti. Los motivos por los cuales puede aparecer este ‘apalanque’ son la repetición de entrenamientos. Si cada día haces lo mismo es posible que la poca variación no despierte tus ganas y decidas dejarlo. Otro de los motivos es la tardanza en ver resultados. Esto depende de cada cuerpo, de cada entrenamiento y de cada rutina. Eso sí, puede haber algunas actividades deportivas que, llevándolas al extremo, puedes no solo sacarles mayor partido sino que, aunque sean muy duras, estarás a tope de energía.

Lo ideal es poder hacer un ejercicio que te cunda y no tener que acudir a un gimnasio, sino tener la motivación y el espacio para poder hacerlo desde tu casa. Uno de los mejores ejemplos de entrenamientos hasta arriba de intensidad que te dejan completamente exhaustx pero que querrás repetir cada día son los que hacen los integrantes del Circo del Sol.

Circo

Se trata de rutinas de 30 minutos cada una que van desde trabajar el cuerpo completo donde se ejercita cada grupo muscular hasta entrenamientos localizados por zonas: glúteos, brazos, espalda o piernas. Un ejercicio concreto puede ser: veinte saltos, diez flexiones y 40 segundos de plancha. Parece sencillo pero si haces 10 repeticiones de esto (o todas las que puedas en media hora) verás que no es tan fácil.

Drunk Yoga

Imagina fusionar la happy hour del bar de al lado de tu casa con el yoga. Realmente no es yoga como la que conocemos de siempre, se trata de una especie de baile. Su creadora detectó, como explican desde El País, que “la desinhibición del bar era lo que hacía falta para hacer que la gente se sintiera a gusto en clase de yoga. Empezó a organizar sesiones en un bar y la idea de mantener las distintas posturas sujetando una copa de vino se hizo tan popular que le valió para abrir su propio estudio”. Sin duda es un entrenamiento que, al incluir el equilibrio y la plena concentración para que no se te caiga nada, te hace sudar.

Danza africana

Seguramente has escuchado hablar de este tipo de danza. Su intensidad es alta, te llena de energía y de buen rollito, es una muy buena idea para transformar tu estado de ánimo. Este tipo de baile se hace con las piernas algo flexionadas lo cual ya hace que trabajes glúteos y cuádriceps. Es más hay un ejercicio en concreto que puedes hacer desde esta postura: girar hacia un lado, luego hacia el otro, subir los brazos, bajar más las rodillas y das un paso adelante a modo de sentadilla. Así, varias veces y al ritmo de la música, estarás trabajando todo el cuerpo.

Ballet casero (Barre)

Para hacer estos ejercicios desde casa lo ideal es utilizar una silla a no ser que tengas una barra de ballet, lo cual sería mejor aún. Son movimientos de ballet y de pilates y no hace falta que lo hayas hecho antes para poder hacerlo. Los ejercicios se centran en hacer muchas repeticiones de forma muy lenta y controlada. Mucha sentadilla, mucha elevación de piernas, muchas puntillas… Así trabajarás a tope las piernas y también el equilibrio y la flexibilidad.