El entrenamiento de Takuro Mori que te quita todos los dolores en un mes

Las malas posturas y la pérdida de flexibilidad afectan profundamente a nuestra salud y apariencia, pero según Takuro Mori esto puede arreglarse en tan solo 4 semanas

Pesan muchos clichés sobre las generaciones más jóvenes, pero que somos las generaciones de las pantallas no es uno de ellos. Después de todo, estamos rodeados de ellas día y noche, lo que provoca posturas que son como mínimo poco naturales. Y no, no seremos nosotros quienes demonicemos la tecnología, pero tanto la moderación como el entrenamiento dedicado a compensar estas posturas poco saludables son claves para no acabar con la flexibilidad de un tenedor y las hechuras de una hiena. Y el famoso entrenador personal japonés Takuro Mori ha ideado un entrenamiento perfecto para estilizar tu figura.

En concreto y según cuenta en su ensayo titulado El método Mori, con este innovador entrenamiento "en tan solo un mes estilizarás y fortalecerás el tren inferior, corregirás la postura, ganarás flexibilidad y te sentirás mejor en tu propio cuerpo", lo que sin duda resulta prioritario más allá de la imagen estética. Treinta días de dedicación y la promesa de unos resultados que solucionarían muchos de tus problemas. Para alcanzarla, el método Mori se divide en cuatro semanas, cada una de ellas centradas en una necesidad distinta: reajuste de la posición de las piernas, cuidado intensivo de estas, cuidado de la cadera y cuidado global.

Durante la primera semana, y siempre según las palabras del propio Mori en su libro, se presta una atención especial a la integridad del entrenamiento de piernas. "Muchas personas estiran la cara interna de las piernas y se olvidan de la externa, lo que a menudo genera un desequilibrio en la flexibilidad muscular". Para poder solucionarlo, como indican desde El Español, Mori plantea lo siguiente: "Primero, siéntate en el suelo con las piernas estiradas hacia delante y flexiona la rodilla izquierda. Sin mover la cadera, inclina el tronco hacia delante y extiende la mano derecha hasta tocar el dedo meñique del pie derecho" durante un minuto.

Probablemente no parezca demasiado. O al menos en comparación con la idea mental que tenemos de cómo debería ser un entrenamiento: una paliza en condiciones. Pero la resistencia y la fuerza son solo dos valores de salud física. Tanto la flexibilidad como una postura óptima son también fundamentales y tienen un efecto tanto en nuestra salud y apariencia presente como en la futura. Descuidarlo, especialmente tú que te pasas tantas horas tumbadxs viendo Netflix, tantas horas encorvados trabajando con el portátil y tantas horas con el cuello retorcido para mirar el móvil, es un grave error. Así que ahí va otro ejercicio Mori esencial:

"El primer paso es cruzar la pierna izquierda por delante de la derecha y sepárala al ancho equivalente a un paso. Después, dobla un poco la rodilla izquierda para mantener la estabilidad. Procede a inclinar el cuerpo hacia la izquierda para estirar la zona derecha de la cadera hacia fuera. Permanece en esta posición sesenta segundos. Luego cambia de pierna y repite el proceso hacia el otro lado", detallan desde El Español. Técnicas como esta devuelven tus articulaciones a su posición natural, lo que disminuye la tensión presente y hace que se sientan mucho más ligeras. Y así para todo el cuerpo. Que los años no perdonan a nadie.