Por qué empiezas motivado con el deporte pero acabas abandonándolo una y otra vez

Hay motivos psicológicos, sociales y motivaciones, la clave es encontrar dónde fallas y ponerle remedio. La app OneFit te ayuda con ello

“Este año sí que sí”, te repites mentalmente mientras preparas la mochila de deporte. Ya has pagado la cuota del gimnasio y te has comprado la ropita para hacer fitness. Esta vez estás decididx: harás ejercicio, cueste lo que cueste. Pero dos semanas más tarde, ya estás pensando en borrarte. Has vuelto a fallar en el intento. Pero tranquilx, te entendemos. Por ese proceso hemos pasado todos, es el nuevo “quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra”. Y tenemos la solución para que no vuelvas a caer en la trampa.

Entrena en Regenera, Xavi Baragona

¿Cuáles son los factores que te impulsan a dejar el deporte?

Que el ejercicio es importante y necesario para tu salud ya lo sabes, pero aun así, no te parece suficiente motivación como para incorporarlo en tu rutina. Lo primero que tienes que entender para averiguar por qué no lo logras es que es “un proceso multifactorial”, explica Daniel Paredes, entrenador de Entrena en Regenera. Es decir, hay muchos factores que pueden alejarnos de nuestra meta de hacer ejercicio asiduamente, y tú tienes que entender cuál es en el que estás fallando.

Uno de los más comunes es que “muchas personas se apuntan a algún deporte con la idea preconcebida de que no les va a gustar”. Vamos, que acaban yendo por pura obligación. Esta idea puede surgir por la imagen que tenemos del ejercicio, ya que solemos asimilarlo con ir tú solx al gym a matarte a las máquinas hasta que tus abdominales parezcan los de una estatua griega. Una idea reduccionista que “ni es cierta ni funciona para todos”, matiza Paredes.

Entrena en Regenera, Xavi Baragona

A este factor se suele sumar el desconocimiento, ya que si no te gusta este tipo de ejercicio, tampoco sueles saber cómo hacerlo. Y esto trae consigo la desmotivación posterior. “Como no saben cómo ejercitarse, acaban con una rutina establecida, haciendo siempre lo mismo en unas máquinas y no le ven el aliciente a volver”, explica Paredes. Por eso son tantos los que lo dejan, no pueden evitar que en su mente se mezclen los conceptos de monotonía y deporte.

Otros de los factores que propician el abandono del ejercicio están causados por las dificultades de socializar  en los espacios deportivos. Hay muchas personas que bien por timidez o bien por falta de individualidad no se sienten cómodas en espacios con muchas personas: si eres tímidx puede ser que estar rodeadx de desconocidxs te resulte hostil y fuera de su zona de confort, mientras que si no soportas la individualidad, estarás rodeadx de personas con quien la interacción es nula y te sentirás solx.

¿Y cómo se soluciona?

Como explicábamos al inicio, la clave para no dejar el ejercicio es detectar qué factor (o factores) te aleja de tu objetivo. Ver si el problema es que no acabas de encontrar un deporte que no te parezca pura monotonía o si, por otra parte, el deporte en sí no es el problema, pero necesitas personas con quien hacerlo, tener un ambiente comunitario que te motive a continuar. 

Si tu problema es que eres de lxs que detestan los gyms tradicionales y te parecen monótonos, Paredes cree que la solución es por la que ha apostado en su estudio: “entrenos diferentes y dinámicos” que mezclan equilibrio, coordinación, fuerza y resistencia en rutinas alternadas, ofreciendo jornadas de ejercicio radicalmente opuestas cada día. Vamos, abandonar las rutinas establecidas, tan típicas de los gimnasios tradicionales que te hacen vivir constantemente en el Día de la marmota, y pasarte a un centro deportivo o estudio que te garantice entrenamientos y deportes variados.

Pero si crees que tu problema es la socialización, Paredes te aconseja que busques “la comunidad”. ¿Cómo hacerlo? Entrenando en sitios pequeños, donde todos se conozcan, donde haya caras conocidas que te devuelvan el “hola, ¿cómo estás?”. “El entreno en grupo es muy motivador, más que el individual, porque os animáis mutuamente a mejorar”, explica Paredes. Por lo tanto, en las clases pequeñas puedes crear un pequeño grupo de amigos de deporte, que lo que os una sean las actividades que hacéis, el superar retos y el fortaleceros juntos. Que hagan que el ejercicio no sea un trámite para tener ese cuerpazo de ensueño sino una actividad que realmente te llene.

Busca la solución que se adapte a tu caso

Hay muchas formas de trasladar estas soluciones a tu caso. Pero sin duda, de las más efectivas e inmediatas es la aplicación OneFit, que “te da acceso a los mejores gimnasios y estudios de tu ciudad. Cada semana miles de clases y sesiones de entrenamiento están disponibles para los miembros OneFit incluyendo: yoga, fitness, boxeo, natación, pilates, danza, bootcamp, Crossfit, tenis, fútbol y más”, según explican en su web.  Es decir, en cambio de pagar la cuota de un centro deportivo, pagas la tarifa plana de la app y vas a clases de todo tipo por la ciudad. El Netflix del ejercicio.  

El estudio de Paredes, Entrena en Regenera, es uno de los muchos que están disponibles en el catálogo de la aplicación. Él trabaja el cuerpo sin recurrir a las máquinas para todo, por ejemplo, ejercitando con saltos, carreras y estiramientos, o incluso optando por elementos naturales como rocas para cargar peso. Pero si sientes que este tipo de ejercicios no están hechos para ti, OneFit ofrece muchas más oportunidades deportivas que puedes combinar a tu gusto y que van desde lo más mainstream, como el Crossfit, el yoga o la musculación, hasta deportes que nunca te habrías imaginado haciendo, como podría ser el pole dance.

Crear un hábito es sinónimo de lograrlo

La clave del éxito está en crear un hábito, pero olvídate de los 21 días de Samanta. Un hábito se construye en 66 días, según indican diversos estudios. Además, tienes que hacer ejercicio con frecuencia semanal, porque es facilísimo desengancharse de la rutina deportiva si te pasas siete días sin entrenar.

Entrena en Regenera, Xavi Baragona

Por eso, planear muy bien las actividades y la agenda semanal es vital. En este sentido, OneFit también te ayuda a corregir este foco de desmotivación: puedes reservar clases y organizar tu agenda deportiva con hasta dos semanas de antelación. Así, si te organizas con tiempo, no te servirá ninguna excusa, ni tan siquiera el típico “ay, es que tengo el gym lejos de casa”, porque puedes reservar todas estas sesiones en gimnasios y estudios al lado de tu casa, del trabajo o de tu pareja.

En definitiva, son muchos los “puntos débiles” que nos alejan del deporte. Aunque la única forma de superarlos es concienciándote de que realmente quieres y necesitas hacer ejercicio, es importante tener un impulso externo que te facilite la transición del sofá al deporte. Y la app OneFit es la indicada. Tendrás en tu móvil —del cual raramente te despegas— tu agenda deportiva, tu actividad monitorizada y un recordatorio constante de que la mayoría de excusas para no hacer deporte son, precisamente, eso: excusas.