El efecto en tu salud del cacao, café y vino tinto que nadie esperaba

Dicen que todo lo bueno es malo y resulta evidente que sí, que todo en exceso es malo y si algo te encanta tenderás a abusar de su consumo. Pero quizá la clave esté en moderarlo.

Siempre se dice que las cosas buenas engordan o no son saludables, pero un último estudio asegura que una dieta rica en diversos alimentos vegetales, como el cacao (¡todos a comer chocolate!), el café o el vino negro, así como las manzanas o las naranjas y la granada, reducen el riesgo de deterioramiento cognitivo en personas grandes. Por otra lado, el total del alcohol consumido y los edulcorantes artificiales aumentan el riesgo.

Esta es la conclusión del estudio del Grupo de Investigación de Biomarcadores y Metabolómica Nutricional de los Alimentos de la Facultad de Farmacia y Ciencias de la Alimentación de la Universidad de Barcelona y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Fragilidad y envejecimiento (CIBERFES). Dicho trabajo, dirigido por Cristina Andrés-Lacueva, se ha publicado en la prestigiosa revistMolecular Nutrition and Food Research.

El estudio se ha llevado a cabo durante doce años y han participado 842 personas de más de 65 años de Francia. También han participado investigadores del Reino Unido, Países Bajos, Austria y Francia. El deterioro cognitivo se evaluó con cinco pruebas neuropsicológicas. Para analizar la dieta se mesuró el metaboloma relacionados con los alimentos, que se producen a partir de la actividad del microbiota intestinal. También se mesuró a través de análisis de sangre.

Y los resultados no engañan: muestran una asociación protectora entre los metabolitos —derivados del cacao, el café, las zetas y el vino negro— y el metabolismo microbiano de los alimentos ricos en polifenoles —como la manzana, el cacao, el té verde, los arándanos, las naranjas o la granada— y el deterioro cognitivo en personas avanzadas de edad.

Cabe subrayar que en el estudio los investigadores destacan algunas paradojas aparentes, ya que, por ejemplo, a pesar de que el consumo de vino negro está asociado a menos riesgo, el consumo total de alcohol de una persona se relaciona justamente con lo contrario: un aumento claro del riesgo del deterioro cognitivo.

Por lo que hace el caso del café, también destacan que, a pesar de que parece que es un protector, también han recogido datos claramente contradictorios por lo que hace la cafeína en sí. Especulan que la diferencia (entre que para algunos parece ser que al final es beneficioso pero para otros puede llegar a ser perjudicial) podría ser provocada por la variabilidad entre cada persona en el metabolismo y su sensibilidad a la cafeína.De hecho, los mismos científicos piden que se hagan más estudios respecto a los efectos que tiene la cafeína en el metabolismo humano.