Los dolores más intensos que puede experimentar tu cuerpo

La afección conocida como hombro congelado es una de las más tormentosas que existen debido al intenso dolor que recorre el cuerpo.

¿Recuerdas la última vez que el más pequeñito de los dedos de tu pie impactó accidentalmente contra algún mueble de tu casa? ¿Puedes revivir aquel tremendo dolor provocado por una indiferente pero cruel esquina? Pues, aunque te cueste creerlo, existen dolores muchísimo más intensos que ese. En concreto, y como dicen desde el medio británico Independent, el Servicio Nacional de Salud Británico (NHS) reconoce un total de 20 condiciones que provocan "un dolor tan incapacitante que puede impedirte llevar a cabo tareas diarias" y convertir tu vida temporal o permanentemente en un auténtico infierno.

Entre ellas se encuentra el conocido como hombro congelado, "uno de los peores dolores que se pueden sufrir, una condición en la que la articulación se vuelve tan tensa y rígida que es casi imposible levantar el brazo" y llevar una vida normal. Le acompañan algunas viejas conocidas como la artritis, la migraña, la hernia discal, la ciática, la apendicitis, los cálculos renales, el infarto de miocardio o la rotura de un hueso. Todas ellas afecciones que no quieres experimentar nunca. No obstante, resulta bastante complicado vivir una vida sin toparse con ninguna de ellas alguna vez. Son condiciones relativamente frecuentes.

Las mujeres se llevan la peor parte

Como también lo es la endometriosis, "una afección ginecológica debilitante en la que se encuentra tejido similar al tejido que normalmente recubre el interior del útero en otras partes del cuerpo". Tal como cuentan desde Independentuna de cada diez mujeres padecerá esta afección en su vida, lo que le supondrá un cuadro de dolores muy intensos que incluyen desde dolor general a dolores menstrual y pasando por dolor pélvico o dolor durante las relaciones sexuales. El principal problema es que, de media, suele ser diagnosticado tras siete años y medio de prevalencia. Las revisiones periódicas son claves.

Además de las mencionadas, el NHS incluye los dolores de cabeza en racimo, el herpes zóster, el síndrome de dolor regional complejo, la anemia drepanocítica, la neuralgia trigeminal, la pancreatitis aguda, las úlceras estomacales, la fibromialgia, la gota y el dolor después de la cirugía entre las fuentes de dolor más agudas e insoportables para los seres humanos. Como dice el doctor Gary LeRoy en este medio, "todas estas son condiciones de dolor muy válidas que en general vemos en el entorno de atención médica", pero existen otras dos todavía más comunes que el NHS no ha incluido y son devastadoras.

La espalda, un clásico que experimentarás

Por un lado, algunos dolores de espalda como el dolor lumbar crónico, el cual "afecta al 80% de la población en algún momento de su vida porque, como Homo sapiens que se doblan, se inclinan, empujan y tiran, terminamos con dolor de espalda musculoesquelético". De este difícilmente te librarás. Y, por otro lado, el clásico y temido dolor de muelas. Según el propio LeRoy, "en constante percepción de los síndromes de dolor oral", el dolor de muelas puede ser muy intenso y provocar dolores igualmente intensos en la boca, la mandíbula o los oídos. Pero aquí la solución es sencilla: una buena higiene dental.