Cómo saber cuándo sudas demasiado y puede ser un problema de salud

Sudar es un proceso natural del cuerpo siempre y cuando no sea en exceso

Podríamos decir que estamos en la época del deporte: se acerca el verano y no solo queremos vernos bien sino que también deseamos tener salud. Refrescarse después de algunas horas en movimiento es placentero. Sí, mucho. Aunque hay que tener cuidado y conocerse bien ya que, según un artículo de Elite Daily, la cantidad de sudor —sobre todo si es excesiva— puede significar que sufres una enfermedad.

Pero y a todo esto ¿por qué sudamos? El cuerpo es muy inteligente, por eso, cuando practicamos algún deporte o simplemente hacemos un sobresfuerzo, nuestro organismo se encarga de hacernos transpirar para que la temperatura corporal se mantenga estable. “Es la manera que tenemos de evitar un sobrecalentamiento” explica Adam Friedman, profesor asociado de dermatología en la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad George Washington.

El problema aparece cuando el cuerpo transpira mucho más de lo que necesita para estar estable. Este inconveniente, que muchas personas pasan por alto porque lo ven como un proceso natural, se denomina hiperhidrosis. La enfermedad puede afectar a una zona concreta del cuerpo o a varias y, según Friedman, “las personas con hiperhidrosis sudan aproximadamente cuatro veces más de lo que se necesita para enfriar el cuerpo”. Además, no es un caso aislado, esta enfermedad afecta a ocho millones de estadounidenses.

Se desconoce cuál es la causa médica exacta que genera esta enfermedad. En algunos casos comienza en la infancia, en otros es una consecuencia de un mal uso de un medicamento y hasta puede aparecer en personas que tienen diabetes o la menopausia. Lo más molesto de esta afección es cómo perjudica el día a día de las personas que la sufren: “la sudoración excesiva puede ser grave para la calidad de vida, las opciones de estudios, las relaciones y el bienestar general de una persona”, apunta el Doctor Friedman.

Si estás dubitativo o crees que quizás ahora entiendas por qué todas tus camisetas tienen esas marcas amarillas enormes, puedes averiguar de forma online si sufres hiperhidrosis o no. Aunque el mejor consejo es que acudas a un dermatólogo o a tu médico de cabecera, seguro que ellos pueden dar respuesta a tus dudas.