Por qué no deberías volver a tomar paracetamol para la resaca

Esa vieja costumbre es un error muy común que deberías ir corrigiendo si quieres superar las resacas

Tus ojos se abren y ahí está, ese dolor de cabeza, esa lucidez nublada, esa boca reseca. Sí, dijiste que no volverías a beber pero ha vuelto a aparecer la vieja conocida, la resaca. Pasan las horas y ni la ducha fría, ni las tazas de café americano, ni la comida china que has pedido porque no te veías con fuerzas de salir de casa y aún menos de cocinar han podido con ella. Ahí está, esperando cerca, tu último recurso. ¿Parecetamol? No, no, no, contra la resaca, mejor que no. 

Aunque aún no hay respuestas definitivas a por qué se produce la resaca cuando bebemos alcohol, una de las que se apunta es la deshidratación. Pero también hay una concentración de sustancias como la glucosa o algunas hormonas producidas por el etanol del alcohol que producen una degradación en sangre, según informa BBC Mundo. Aún no está claro si va por ahí la cosa, pero lo están investigando.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by ferfriky (@ferfriky)

El hígado graso por alcohol es una de las más tempranas alteraciones que puede sufrir el cuerpo por la ingesta de bebidas alcohólicas. El paracetamol, que es un fármaco con propiedades analgésicas y antipiréticas (o sea contra la fiebre) no tiene tanta eficacia contra las inflamaciones. Y además, el paracetamol exige un trabajo al hígado para el que muchas veces no está preparado después de una buena turca. El paracetamol se metaboliza en el hígado con la misma enzima a la que pide ayuda el alcohol, la CYP2E1, cuando ha saturado a la enzima ADH. El Paracetamol le da más caña al hígado cuando ya lo tienes tocado por el alcohol. 

Esto es algo que el Ibuprofeno, que además tiene más propiedades antiinflamatorios, no hace, así que no tengas dudas: Para la resaca, mejor el Ibuprofeno que el Paracetamol, sea cual sea la causa de esta. De todos modos, es hora de empezar a cuestionarnos esas borracheras de fin de semana que todxs consideramos normales. Si te generan esa resaca, muy buenas no deben ser. Tomar más de cinco cervezas una misma noche o más de 15 a la semana está considerado un consumo de riesgo. 

El alcohol puede estar asociado a problemas de sueño, es un depresor del sistema nervioso y por tanto puede precipitar la depresión en consumos excesivos, además de dañar el hígado y las erecciones masculinas o afectar al sistema cardiorespiratorio. Todo eso antes de provocar cirrosis, que es la enfermedad más grave vinculada al alcohol. En España, 20.000 muertes anuales se vinculan al consumo excesivo de alcohol. Vamos, que el mejor remedio contra la resaca no es beber Ibuprofeno, sinó beber menos o directamente no beber.