Los científicos ya saben cómo revertir la edad biológica para no envejecer nunca

Se trata de un ensayo clínico de un año en el que se combinan tres medicamentos diferentes y en el cual han participado nueve personas 

¿Habéis visto la película El curioso caso de Benjamin Button? Para aquellxs que no sepan de qué trata, aquí un resumen: el protagonista de la película (interpretado por Brad Pitt) nace como un hombre mayor, un anciano. Su proceso de vida va al revés: en lugar de envejecer, rejuvenece hasta hacerse bebé. Y este mismo proceso lo lleva a asumir diferentes maneras de entender el amor y la muerte. Esto, en la realidad, es impensable y, de hecho, imposible. Nadie nace ni nacerá jamás siendo anciano. Ahora bien, una última, nueva y curiosa investigación muestra que los humanos pueden revertir su edad biológica combinando tres tipos de medicamentos que ya están en el mercado. Esto no quiere decir que tu aspecto físico actual rejuvenezca, de hecho lo único que cambia (o retrocede) es el reloj biológico interno.

El ensayo clínico ha sido recientemente publicado en la revista Aging Cell. Los investigadores explican que se ha tratado de un estudio de un año en el que han participado nueve personas tomando y combinando tres medicamentos comunes: la hormona del crecimiento y dos remedios para la diabetes. La edad biológica revertió en dos años y medio. Greg Fahy, autor del estudio y director de la compañía de terapia de antienvejecimiento Intervene Immune ha explicado para Inverse que "se trata de una investigación que demuestras que el concepto de envejecimiento biológico puede no ser imparable. Y sobre todo, gracias a este estudio, podemos extraer que el envejecimiento no es algo que está fuera de nuestro control".

Es necesario remarcar que existe una diferencia de la edad cronológica y la edad biológica: la primera es el número de años que una persona ha vivido y la segunda es la edad que 'parece' una persona, la cual se mide a través de los llamados marcadores epigenéticos. Uno de estos marcadores lleva adherido el llamado proceso de metilación: un proceso químico capaz de 'apagar' la expresión de un gen malo, es decir, es una especie de freno que hace que, por ejemplo, ciertas células cancerosas no se dividan descontroladamente y se expandan por todo el cuerpo humano. La investigación ha mostrado que este proceso químico tiene relación con el envejecimiento.

El objetivo del estudio se centraba en regenerar la glándula denominada timo: un órgano común del sistema inmune que se encarga de tomar glóbulos blancos de la médula ósea y los convierte en unas células que combaten enfermedades como bacterias, virus o cáncer. Se trata de un proceso esencial para mantenerse con vida. Ahora bien, cuando los seres humanos llegamos a la pubertad, esta función empieza a desaparecer. Es ahí donde entra la hormona del crecimiento: esta hormona reconstituye el timo pero a la vez eleva los niveles de insulina. Este es el motivo por el cual se han combinado los tres medicamentos. 

Resultado de imagen de benjamin button gif

El estudio de Fahy solamente incluía a nueve personas, todos hombres blancos. El próximo paso, según explica, "es realizar más investigaciones que incluyan más grupos de personas". Eso sí, también determina que continuará autoexperimentando: "Antes de intentar algo con alguien más, me gusta hacerlo primero conmigo mismo. Me gusta saber de primera mano que es seguro y que funciona de la manera que creo que lo hará". Podemos, entonces, preguntarnos ya: ¿será posible no solo detener el envejecimiento sino además empezar, de alguna manera, a ir hacia atrás?