Para afrontar el verano: los alimentos que nos hidratan más y mejor

Frutas, verduras, bebidas azucaradas y helados: algunos de los alimentos que nos pueden ir bien en verano

Las altas temperaturas de este verano han llegado a niveles históricos y se han vuelto insoportables. Además, también suponen un peligro para la salud y, para prevenir un golpe de calor, es muy importante hidratarse y tomar suficientes líquidos para producir la cantidad de sudor necesaria.

Antes que nada, es importante romper con el mito popular de la necesidad de beber ocho vasos de agua cada día para estar bien hidratado. También el de que, si la orina sale demasiado oscura, es que debemos beber más líquidos. Según explica el doctor especializado en nefrología de la Universiad de Pensilvania, Dan Negoianu, al periódico The New York Times "en realidad, no hay datos que respalden estas teorías". Asegura que estar hidratado simplemente significa consumir suficientes líquidos hasta que ya no tengas sed y que la cantidad depende de cada persona. ¿En todo caso, más allá del agua, cuáles son los alimentos que nos hidratan más?

Frutas y verduras

Normalmente, nuestro cuerpo no engaña: los alimentos que nos suelen apetecer en verano son más frescos y van bien para la hidratación, como por ejemplo uno de los mejores inventos de la historia de España: el gazpacho. En este sentido, las frutas y las verduras frescas en general son fuentes ideales, ya que contienen un alto contenido de agua y de fibra, que nos proporciona muchos beneficios para la salud.

Bebidas azucaradas y helados

Las bebidas azucaradas, como puede ser el zumo de naranja, el café o el té, también son buenas para el organismo y, obviamente, llevan mucha agua e hidratan. Aunque la cafeína es diurética, dejar de consumirla de golpe cuando nuestro cuerpo está acostumbrado a ella, según los expertos, puede provocar un pequeño pico de deshidratación. Los granizados o algunos helados (principalmente los de palo) también nos pueden ir bien en verano.

No renuncies a lo salado

Según también explica en el The New York Times Kelly Hyndman, investigadora de la Universidad de Alabama en Birmingham, que estudia la función renal y la retención de líquidos, no es cierto que los alimentos salados nos deshidraten. Nuestro cuerpo busca siempre el equilibrio entre agua y sal, y es por eso que cuando comemos muy salado tenemos muchas ganas de beber, nuestros riñones retienen el agua y no orinamos el exceso de líquido. Por lo tanto, unas aceitunas o unos pepinillos nunca hacen daño y, si optas por tomarte una buena sopa o caldo, que están hechos a base de agua a pesar de ser salados, también te vendrán bien.

Fuera el alcohol

El alcohol suele ser un gran acompañante en verano (y nos lo alegra mucho), pero no os podemos engañar: como ya sabéis, deshidrata mucho. Suprime la llamada hormona ADH, que es la que le dice a nuestro riñón que retenga los líquidos necesarios y nuestro cuerpo los absorba. Es por eso que cuando bebemos bastante tenemos que ir tan a menudo a mear, ya que todo lo que entra, sale.