Estuvieron 70 años juntas en secreto y salieron del armario al cumplir 90

"Has estado rompiendo reglas toda tu vida, Terry". Y sí. Desde su juventud, en los 40, fue una mujer feminista, lesbiana y jugadora de béisbol. Aunque no fue hasta el siglo XXI cuando pudo salir del armario. Un nuevo documental de Netflix explica su vida

Dándose la mano, Terry Donahue y Pat Henschel, dos canadienses de noventa años, aseguran que mientras estén juntas, serán felices. “¿Qué significa ella para mí? Lo es todo”. Son lesbianas, aunque pocos lo sabían: durante más de sesenta años habían estado ocultando su relación, solo se lo habían dicho a unos pocos amigos, también homosexuales en el armario. “Nos teníamos la una a la otra, eso es lo importante”, explican mirando a cámara en el documental A Secret Love, disponible en Netflix y producido por Jason Blum (Whiplash y Get Out) y Ryan Murphy (American Horror Story, Pose y Come, reza, ama), que las sigue en su salida del armario, boda y últimos días.

“Ya llevamos… ¡sesenta y cuatro años y medio!”, dice Terry, riéndose. “Nos hace gracia porque la conocí en 1947, y han pasado tantos años… pero es que aún me parece que fue ayer cuando la vi por primera vez”, recuerda Pat, en una de las muchas escenas que desde el primer minuto de la filmación te llenan los ojos de lágrimas. La primera vez que se vieron tenían veinte años y estaban en un partido de hockey, desde entonces han pasado más de siete décadas juntas, compartiendo mucho amor, pero también mucha lucha, que continúa hasta en la tercera edad: “salir del armario a una avanzada edad es difícil”, aseguran. El detonante para cambiar de vida y salir del armario después tantos años fueron las muertes de aquellos familiares que sabían que no las iban a aceptar. “Decíamos que vivíamos juntas porque éramos muy amigas”, recuerdan.  

“Ya no fingiréis que sois primas”

“Celebramos que ya no tengáis que llamaros entre vosotras primas. Ahora, por fin, podéis llamaros esposa y esposa”, les dice la mujer que oficia su boda, filmada para el documental. Pat es la primera en poner el anillo a su futura cónyuge. En seguida Terry lo intenta, pero por el párkinson no puede hacerlo sin la ayuda de su mujer. Pat le da la mano y la acompaña hasta que, con mucho esfuerzo, le deposita el anillo, la mira y, con un beso cómplice, sellan la unión matrimonial, cinco años después de su salida del armario. Toda una vida de invisibilidad acababa así: con el reconocimiento de los suyos, del estado y, también, de ellas mismas.

Precisamente, estos son los tres pilares del documental: la familia (de la cual, por miedo al rechazo, se apartaron), la homofobia interiorizada y el estado y la sociedad que, en una época profundamente homófoba, le hizo la vida imposible al colectivo. Esto último lo denuncian a través de varios expertos y con documentos de la época. Por ejemplo, destacan las encuestas de los 40, década en la que empezaron a salir juntas, que demuestran que dos de cada tres americanos miraban con miedo, asco o incomprensión a los homosexuales.

'A Secret Love' (Netflix)

Y no solo había incomprensión social, también persecución policial (uno de los desencadenantes de Stonewall, la primera protesta LGTBI). El documental recoge el testimonio de un detective que, dirigiéndose a los homosexuales escondidos entre los asistentes de una asamblea, promete "pillarlos" y "hacer su vida un infierno". Por eso mismo la pareja nunca fue a un bar gay, tenían miedo a las redadas, ya que si pillaban a una mujer que iba con pantalones de pinza (entre otras prendas del estilo), podían detenerla por “disfrazarse de hombre”. ¿Las consecuencias? Incluían su nombre en una lista pública y luego no podían trabajar. Algunas hasta perdieron la custodia de sus hijos.

Este documental, además, no es en el único en el que Ryan Murphy ha querido denunciar cómo esta homofobia social y persecución se cebaba con un colectivo especialmente vulnerable. En Circus of Books (también disponible en Netflix), se cuenta la historia de una pareja hetero judía que mantuvo una librería gay para ayudar al colectivo.

Volver al armario en la tercera edad

Gran parte de la trama de A Secret Love se centra en la búsqueda de un asilo. La salud de Terry se está deteriorando y Pat, por miedo e inseguridades, no quiere irse de su casa. Es normal ese miedo, ya que su situación es excepcional: “sois la primera pareja del mismo sexo que tendríamos”, les confiesan cuando empiezan a mirar sitios donde vivir. “Una situación muy común, muchísimas personas LGTBI se ven forzadas a volver al armario en la tercera edad”, explica Federico Armenteros, presidente de la Fundación 26 de Diciembre, que nace para dar ayuda a los mayores LGTBI.  

“Tenemos una residencia para mayores LGTBI porque el sistema de asistencia en la tercera edad es heterocéntrico”, denuncia. Es decir, aceptan parejas heterosexuales y no reconocen la existencia de homosexuales, o se dividen entre hombre y mujer y obvian la perspectiva trans: “una vez nos llamó una mujer que, como nunca había pedido el cambio en el DNI, no querían meterla con las mujeres, sino con los hombres”, recuerda.

Incluso si son aceptadas en la residencia, son discriminadas. "Hay personas que están solas, reciben insultos, discriminación… al fin y al cabo, convivirán con personas que se criaron bajo el franquismo, escuchando constantemente que los homosexuales son depravados, y por lo tanto son hostiles hacia ellos. Encima, las residencias no invierten en educación sexual y muchísimas personas LGTBI de estos centros acaban solas y discriminadas. He visto muchos casos de mayores marginados en una esquina de la residencia mientras todos se meten con él”.

'A Secret Love' (Netflix)

Según un estudio de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales, un 45% de las personas LGTBI vuelven al armario pasados los 50 y un 30% de ancianos del colectivo padece depresión debido a esta profunda soledad que, si es bastante común en ancianos, si le sumas la perspectiva queer se multiplica, algo que corrobora Federico: “no es que se sientan solos, es que muchas veces lo están. Hay homosexuales que por salir del armario lo perdieron todo y fueron abandonados, o que nunca se casaron, y cuando muere su pareja no están protegidos por la ley”.

Precisamente, es uno de los motivos de Terry y Pam para casarse, no quedar desprotegidas. Por suerte, su historia es feliz: acaban el resto de sus días libres, siendo aceptadas en la residencia y por su familia. “Es lo que buscamos todos. Llevamos toda la vida luchando, y solo queremos paz y tranquilidad en nuestros últimos días”, añade Federico. Lamentablemente, como ha podido comprobar en muchos casos que les llegan, esta libertad es un privilegio de unos pocos.

“Has estado rompiendo las reglas toda tu vida”, le dicen a Terry, poco tiempo antes de su fallecimiento. No solo se lo recuerdan por haber sido lesbiana en una época en la que nadie más se atrevía. También por haber jugado al béisbol en los 40 en uno de los pocos equipos femeninos que existían, un acto que reivindica como feminista y que inspiró la película A league of their own, protagonizada por Tom Hanks. “La verdad es que sí que me he pasado la vida rompiendo reglas. Y es por eso que soy feliz. No me arrepiento, lo haría otra vez”, concluye.

CN