El término follamigo ha muerto, ¿cómo unir sexo y amistad?

Esa persona con la que no tienes nada serio pero quedas más veces de las normales y únicamente para tener relaciones sexuales

Las relaciones esporádicas se llevan. Echando un vistazo atrás podemos decir que las parejas de años y años han ido desapareciendo. Cuesta un poco más etiquetar una relación, así que hace ya bastante tiempo surgió el término ‘follamigo’. Esa persona con la que no tienes nada serio pero quedas más veces de las normales para tener relaciones sexuales. Lo cierto es que hemos desgastado este término y la realidad es que ya no se lleva. Lo que sí importa es: ¿cómo hacemos para conciliar sexo y amistad? ¿Es realmente posible sin que surja el denominado ‘amor’? Como respuesta rápida te surge un ‘sí’ pero la cuestión es qué hay que hacer para llevarlo a cabo.

Antes de entrar en ese detalle habría que conocer qué se piensa de forma general. No es posible agrupar las opiniones de todas las personas para poder establecer una media. Desde Mundo Psicólogos han realizado una encuesta entre el público ‘millennial’ para ver cuál era la opinión más votada. El resultado mostró que para “el 51% de lxs encuestadxs es imposible mantener una amistad a medio plazo con alguien con quien tienes una relación sexual”. Lo que sucede es que la intimidad se ha visto reducida y el término ‘follamigo’ no se usa porque apenas existe amistad. Las relaciones generan los vínculos solo a través de la cama y sin más implicaciones. Si el sexo no funciona, seguramente no habrá más contacto.

Parece ser que es más importante poder desconectar sin compromiso y tener un rato agradable para disfrutar del placer. Esto es perfectamente sano y posible si ambas partes tienen claro cuál es el trato. Es más, en la misma encuesta realizada apuntan que 4 de cada 10 encuestadxs están a favor de “aventuras sin sentimientos”. En la actualidad estos encuentros se ven potenciados por las aplicaciones para ligar pero también porque no está muy claro si es un buen momento para tener una pareja estable.

Puede llegar a ser normal que exista una división: tener un grupo de amigxs y luego, por otra parte, tener una persona con la que disfrutas del sexo sin compromiso. Para poder llevar ambas relaciones sin mezclar lo primero que es necesario es la comunicación. Para que exista dicha comunicación debes tener muy claro qué quieres tú y qué buscas (y deseas) tener con la otra persona. Es cierto que siempre es posible adaptarse, darle tiempo a todo pero lo que no puede pasar es que exista un vínculo que nos genera inestabilidad e inseguridad. Es perfectamente posible compartir sexo sin que haya amistad, poco a poco (con cada encuentro) podrás saber de qué manera se desarrolla. Si en algún momento no te sientes bien, la respuesta está clara: “mejor cada unx por su lado”.