La teoría de la banda elástica o por qué en las relaciones es sano separarse

Si todas las personas nos pusiéramos como objetivo mantener esta forma de ver las cosas dentro de una pareja, apenas habría conflictos o comportamientos tóxicos

Juntxs a todas partes, de la mano, le cuentas absolutamente todo lo que te pasa, has dejado de quedar con tus amigxs, no hay otros planes que no sean con tu pareja. Os amáis un montón. Hacía tiempo que no sentías un amor tan enorme y hacía tiempo que no lo recibías con la misma intensidad. Es de verdad y es genial. A ver… vayamos por partes. Esto está, en cierta manera bien: sentirse amadx, deseadx y tener a una persona con quien compartir preocupaciones o alegrías es motivo para ser feliz. No obstante este tipo de relación en la que estáis tan sumamente adheridos puede llevar a momentos tóxicos o comportamientos que den paso a conflictos, es por ello que sería buena idea aplicar la teoría de la banda elástica, o así lo explican en Medium.

No es sano estar tan unidx a una misma persona que se llegue a perder el contacto con el círculo externo de amistades. Estas personas son necesarias en nuestras vidas porque habrá cosas que solo podrán entender ellxs. La teoría de la banda elástica establece que todas las personas somos (o deberíamos ser) como estos objetos: queremos estar cerca y conectadas como si fuéramos una banda elástica pero otras veces nos gusta estar más lejos, haciendo cosas con otras personas o en el caso de una banda elástica, estiradxs ocupando algo más de espacio.

El pequeño conflicto que aparece aquí es que podemos llegar a pensar que cuando una persona se ‘aleja’ o hace planes con otras personas o simplemente le apetece tener un día en soledad, nos parece que está distante, con frialdad, que ha ocurrido algo, que ya no existe interés. Pero nada de eso, en casos concretos, es verdad. Lo único que pasa es que existe una necesidad de estirarse, de hacer otras cosas. Este ejercicio al fin y al cabo lo que hará será nutrir la relación porque cuando las personas que la forman tienen experiencias, tienen más cosas que contarse y más cosas que compartir.

De hecho, desde Medium explican que lo ideal es pensar en las personas como esa banda elástica: “no reprocharíamos que una banda elástica se estire, porque su naturaleza esencial es ser elástica. De la misma manera, no debemos culpar a una persona por hacer otros planes, ni debemos culparnos a nosotrxs mismxs cuando suceda. Probablemente no tenga nada que ver con nosotrxs. Ocurre simplemente porque este patrón de expansión y contracción es la naturaleza esencial de las bandas elásticas, las personas y la vida misma”, aclaran.

No es este el único aprendizaje que se puede sacar de la teoría de la banda elástica. Imagina qué le pasaría a una banda elástica muy usada, una banda de la que siempre estás tirando, al final acabará desgastada y quebrada. “Si tratas repetidamente de tirar de una persona con fuerza en la dirección opuesta a su estiramiento, la relación podría terminar como el elástico usado en exceso: menos flexible y desgastado”, explican en la web. 

Y no solo tiene que ver con lo que haga unx mismx, ya que ir de un extremo a otro sin parar tampoco es sano. Si lo ponemos como ejemplo dentro de una relación no es sano que una pareja esté dentro de la dinámica de tira y afloja, es más se trata de un comportamiento bastante tóxico. Simplemente hay que estar abiertxs, hay que entender y apoyar que la persona con la que hemos decidido compartir nuestra intimidad también tiene sus rutinas por fuera de la relación y eso es profundamente sano. Y un consejo que es más fácil decir que aplicar: si está contigo es porque quiere estar contigo, no le dan nada ni consigue nada por hacerlo. Si está ahí es que quiere, es que te quiere.

CN