No puedo dejar de stalkear a mi ex en redes sociales

Cuando alguna de las etapas del duelo no se supera, no se gestiona como es debido es cuando podemos caer en la tentación y seguir el rastro de la ex pareja

Tú también lo has hecho, te lo han hecho o segurísimo que conoces a más de una persona que le ha pasado. Entras en Instagram, aparece un stories de el/la amigx de tu ex que te habías olvidado de bloquear y ¡pam! Allí está esa persona que habías intentado borrar de tu memoria por todos los métodos y, además, parece que le va bastante mejor que a ti. La curiosidad te invade y te metes en sus perfiles de redes sociales a dar rienda suelta a tu stalker interior. Pero lejos de sentirte mejor, te da un vuelco el corazón, vuelve la pena, la rabia y la angustia de los primeros días de la ruptura. 

La tentación está en la redes

Las redes sociales son un aspecto clave en las rupturas, provocan una dificultad añadida en el proceso del duelo emocional. Da igual si ha sido una ruptura de mutuo acuerdo, si te han engañado o has sido tú quién ha decidido terminar. La cuestión es que seguir sabiendo de esa persona especial no nos va a ayudar a superarlo. Por eso a lxs pacientes que acuden a mi consulta siempre les recomiendo que durante un tiempo razonable (si no hay vínculos de por medio como hijos, mascotas, etc.) se bloquee cualquier tipo de conexión incluidas las redes sociales. 

Resultado de imagen de ex stalker gif

Si cada vez que abrimos nuestras redes aparece la persona en cuestión o sabemos que tenemos acceso a su perfil caeremos en el cotilleo y no podremos evitar comparar nuestra situación emocional y nuestra vida con la suya. Así que estaremos mejor o peor anímicamente dependiendo de la información que encontremos y eso va a provocar un caos emocional en el proceso del duelo. De hecho, la revista Cyberpsychology, Behavior and Social Networking ha publicado un estudio que confirma que más de la mitad de los encuestados seguía manteniendo una relación virtual con la ex pareja, lo que favorecía a un aumento del deseo sexual hacia la persona y echar de menos la relación. 

Instagram, la peor de todas

Instagram es la red que más bofetada emocional provoca, las fotos/stories son la manera más directa de saber y ver esa persona de nuestro pasado. Y la trampa más frecuente de caer es esa miga de pan en el camino, los amigos en común. Un rastro que te hace seguir las señales y caer en la trampa. Por mucho que lo tengamos asimilado, a nadie le gusta saber que su ex está feliz, que quizás ha rehecho su vida y más cuando tú aún no sabes por dónde empezar. Si buscamos las razones, el por qué sigues buscándole, quizás es porque pasaste muy buenos momentos, o porque te hizo mucho daño y lo sigues recordando, porque lo echas de menos o quizás aún no has pasado página y necesitas aclarar ciertas dudas. Sea lo que sea, lo mejor es eliminar esa tentación o hablar directamente si te ha quedado algo pendiente. 

Cada vez tenemos más rapidez por vivir, eso provoca que los duelos emocionales no se gestionen bien y no se superen como toca, generando así una mochila emocional (carga emocional de vivencias no resueltas). Eso provoca que no podamos soltarnos, pasar página, cerrar capítulos y abrir de nuevos. Cuando una relación se termina debemos darnos un tiempo para recomponernos, es importante digerir el dolor, el malestar y los miedos que nos aparecen al sentirnos soles. También debemos ser capaces de decir adiós a esa persona querida, soltarla y eso también supone eliminarla y no stalkearla en las redes sociales. Y, por último, cuando hayamos pasado el dolor y hayamos dicho adiós es el momento de centrarnos en nuestra vida de nuevo y abrir una nueva etapa emocional. 

Conocer las etapas del duelo ayuda a superarlo

Cuando alguna de las etapas del duelo no se supera, no se gestiona como es debido es cuando podemos caer en la tentación y seguir el rastro de la ex pareja. Por tanto, te animo a plantearte si has dejado algo pendiente o si te has olvidado de gestionar bien alguna etapa de tu ruptura. Las etapas no son lineales, pero sí que es importante vivirlas todas y digerirlas bien. Podemos hablar de cinco grandes fases:

1. El shock: 

Primera etapa definida por la sensación de paralización y desorientación (negación, incredulidad, angustia). La vida se estanca de golpe y la emocionalidad negativa obstruye todo el día a día. Este shock tiende a durar como máximo un mes, entonces es cuando llega la sensación de pérdida. 

2. La pena: 

Estado de irritabilidad, mal humor, furia, tristeza, miedo por la incertidumbre, etc. Aparece el impulso de contactar con la ex pareja. Es la etapa de lamentarse por la pérdida y por todo lo vivido juntos. 

3. La adjudicación de la culpa: 

Necesidad de encontrarle sentido a todo lo ocurrido. Intentar analizar qué salió mal y de quién es la culpa. Aparece la ira, la rabia dirigida hacia la otra persona por el daño provocado o hacia uno mismo por el fracaso. Ansiedad flotante (búsqueda del por qué), momentos de soledad y ataques de angustia. Hay mucha labilidad emocional (odio, tristeza, angustia, libertad, alegría, dolor, injusticia, perdón, ternura, etc.) así como aparecen los principales miedos (no ser capaz de superarlo, no volver a amar y ser amado, miedo a volver a confiar, etc.). 

4. La reconstrucción: 

Inicio de la reconstrucción activa de su vida, empiezan a haber más días buenos que malos. Aparecen las ganas reales de empezar a salir y vivir. Y es cuando se aprende de todo lo vivido. 

5. La resolución: 

Inicio de un nuevo ciclo vital. Este es el momento de decidir el inicio de una nueva relación amorosa. 

Sé que saber de tu ex es muy tentador, pero es hora de cortar el vínculo, cerrar esa etapa y aceptar que forma parte de tu pasado. ¿Estás preparade para dar el paso? Recuerda que lo más importante es confiar en ti y hacer un buen duelo y un buen cierre emocional.