Por qué una sobredosis de optimismo podría acabar con tu nueva relación

Un estudio demuestra que tener expectativas demasiado altas puede dañar una relación en un futuro

Para muchos, el ‘tonteo’ del principio es la mejor fase de una relación. Los temas de conversación parecen no acabarse nunca, las miraditas constantes y la tensión sexual entre la persona que te gusta y tú son los fantásticos preliminares de una nueva relación. Tú y tu nueva pareja compartís una química especial. Todo es natural, sin esfuerzos. Esperas que siga así para siempre, sin darte cuenta de que, a medida que pasen los días o los meses, la nueva relación se adentrará en las primeras peleas que demostrarán si de verdad funcionará o no la cosa

Si todo es perfecto solo puedes ir a peor

Sin embargo, hay que tener cuidado de no dejar que tus idílicas expectativas iniciales sean tan altas que todo lo demás te parezca ir a peor. Según escribió Wendy L. Patrick en un artículo para Psychology Today, "a veces, el exceso de confianza en un nuevo noviazgo alimenta el comportamiento perjudicial". Para respaldar esta idea, la publicación especializada en psicología cita el estudio "Expectativas de relación y calidad de relación" donde se encontró evidencia de que las expectativas en las relaciones a veces pueden tener un impacto negativo en el funcionamiento saludable de la pareja.

No están diciendo que las actitudes positivas sean negativas, sino que tener expectativas demasiado altas puede dañar una relación dado que se produce una incapacidad de actuar cuando surgen problemas ya que debido a tu perspectiva de ‘cuento de hadas’ no te esperabas que algo fuera mal. En este sentido, los expertos opinan que las expectativas demasiado optimistas pueden poner el listón demasiado alto generando una percepción negativa de la relación que parece no poder cumplir con todas tus expectativas. Sería entonces cuando, debido a esta sensación de que ‘no era lo que esperabas’, tiras la toalla antes de trabajar para que la pareja vuelva a funcionar.

Ni optimismo ni pesimismo, realismo

¿Y que hay del pesimismo antes de empezar una relación? Algunos tememos siempre lo peor. Incluso cuando una relación parece ir bien, te dices a ti mismo que nunca durará. Esta actitud definitivamente minimiza tus posibilidades de éxito en las relaciones. El pesimismo, al igual que el optimismo exacerbado, hace que las relaciones fracasen a causa del comportamiento negativo que conlleva. Según un estudio sobre "La Profecía autocumplida en relaciones cercanas: Sensibilidad de rechazo y rechazo por socios románticos", esperar lo peor puede acabar causando lo peor. 

Los expertos declaran que la clave del éxito en las relaciones está en el comportamiento positivo y a favor de la pareja bajo todas las circunstancias. Wendy L. Patrick concluye diciendo: "En lo bueno y en lo malo, en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad... Parece haber una gran sabiduría en los tradicionales votos matrimoniales". Para que una relación funcione, las ganas deben transcender las idílicas expectativas iniciales. Debemos ser capaces de estar al lado de nuestra pareja a través de todo, en lo bueno sin pasarnos y en lo malo sin cesar.