Estas son algunas pistas sobre cómo será el sexo en el futuro

Personalidades sexuales descargables, genitales 3D a tu gusto o pieles sintéticas interactivas 

La industria de los juguetes sexuales vive una edad de oro desde los meses del confinamiento. En aquellos tiempos de aislamiento, fueron muchas las personas que descubrieron una nueva manera de disfrutar del sexo. A veces en pareja, pero especialmente a solas. Y ahora es irreversible: la tecnología ha penetrado en el sexo para quedarse. De hecho, y según un informe titulado The Future of Sex, su influencia seguirá aumentando en los próximos años hasta transformar por completo la manera en la que disfrutas del sexo.

Porque no hablamos de prácticas sexuales complementarias. Hablamos, según lxs futuristas Jenna Oxwianik y Ross Dawson, autores de la investigación, de prácticas que se convertirán en la tendencia dominante: gurús sexuales robóticos, descargas de personalidades sexuales por software, shows eróticos hápticos, telepresencia física completa, piel sintética interactiva o impresión 3D de los genitales que más te gusten. Un escenario estimulante pero al mismo tiempo inquietante. El encuentro sexual real podría perder significado.

Un juguete sexual que lo tiene TODO

Piénsalo. La libido es un mecanismo motivacional: te incita a salir ahí afuera para conectar sexualmente, y en ocasiones emocionalmente, con otras personas. ¿Pero y si tuvieras en casa lo que estxs expertxs llaman juguete sexual superconectado? Un juguete que aprende de tus deseos, que cuenta con una personalidad sexual que te mola, que tiene piel hiperactiva y que tiene unos genitales perfectos para tus gustos y preferencias. Sería todo mucho más cómodo. Cada vez más real. ¿Para qué salir en busca de seres humanos?

Eso no es malo per sé. La satisfacción sexual es satisfacción sexual. No obstante, la interacción humana tiene unos beneficios lógicos de tipo emocional y cognitivo. Estás programado para intimar con otras personas. Y cuando más nos aislamos, cuanto más aumenta el nivel de soledad y depresión de la sociedad, más necesitaremos esas interacciones. Desprendernos de ellas para viciarnos a corrernos con un robot quizá no sea la mejor idea. Pero tampoco está claro que vaya a ser así. Al final, es solo un informe predictivo.

Tranqui, no dejarás de acostarte con personas

En palabras de sus autores, "en un mundo cambiante, muchos aspectos de nuestras vidas están siendo transformados rápidamente por la tecnología, incluyendo cómo expresamos y sentimos la sexualidad". Y sí, es cierto, como también lo es que las redes sociales han cambiado la manera en que expresamos y sentimos la sociabilidad. Pero las calles no se han vaciado. La gente sigue necesitando quedar y conectar con otras personas. Es un instinto inevitable. Como probablemente lo sea que te juntes para retozar con otrxs. Haya movidas tecnológicas de por medio o no.