Las señales sutiles que revelan si tiene interés en ti o no

Algunas de estas formas son realizadas de forma inconsciente y pueden servir de guía para que la otra parte sepa si dar o no el paso

Cuando quedábamos con otras personas y teníamos citas en bares, cafeterías o terrazas sabíamos en qué momento exacto la conexión se encendía. También lográbamos captar cuando esa quedada no tenía ningún tipo de futuro. Pero, claro, ¿esto cómo podía ocurrir? Sin conversación explícita las personas somos capaces de captar inconscientemente las señales que la otra persona nos da, algunas son muy sutiles pero, a pesar de su sutileza, son perfectamente concretas para mostrar que hay interés. En Psychology Today explican algunas de ellas por si aún no las has visto o para que puedas usarlas a tu favor.

Todo esto tiene una base científica, así lo explican los expertos: “a partir del trabajo sobre las interacciones de apareamiento entre no humanos, principalmente aves, investigadores documentaron el comportamiento de cortejo inicial en una serie de estudios observacionales realizados en bares, clubes de baile y otros lugares donde la gente se reúne”. En estos contextos consiguieron señalar cuáles eran las estrategias no verbales para mostrar interés sexual.

Escaneo

Cuando entras en un lugar nuevo donde hay personas que no habías visto antes hay un escáner principal. Es natural. No hay que entenderlo como algo negativo, es normal que esto ocurra. Incluso en espacios con personas que ya conoces, este escáner se realiza. Biológicamente detectamos quién nos interesa. A partir de aquí está en nuestra mano decidir si queremos mostrar interés o no y se activan algunas de las señales.

Mirada

Este primer paso es quizás más intencionado que los que se exponen en esta lista, ya que buscamos que la otra persona sepa que hay un interés real. Esto se hace a través de la mirada. Como explican en la web, los hombres lo hacen de manea más intermitente: miran y quitan la mirada. Las mujeres, por su lado, son más de mantenerla. Esto sucede porque inconscientemente ellas saben que son quienes guían el cortejo aunque, generalmente, sean los hombres los que dan el primer paso. En este caso se refieren a una pareja heterosexual pero debe quedar claro que esto no es una regla inamovible y, por supuesto, siempre depende de la persona.

Tocarse

En el transcurso del intercambio de miradas puede haber este tipo de señales: la de tocarse a uno mismo. Tiene que ver con arreglarse el pelo, tocarse la cara, colocarse las gafas, acomodarse la ropa… Son pequeños detalles que se van realizando y que muestran que hay interés. Estos son menos intencionados y van surgiendo de manera natural.

Las manos

Este punto sucede cuando ya hay cierto acercamiento. Quizás durante una conversación. En este contexto lo más usual es generar bastantes movimientos con las manos, mostrar abiertamente las palmas, señalar sutilmente, apoyar la mano en alguna superficie que se vea, tocarse la cara… Verás que las manos siempre estarán a la vista. Es uno de los puntos donde menos intención hay y que surgen completamente de manera orgánica.

Movimiento corto

En las mismas circunstancias anteriores pasa que empiezas a mover partes del cuerpo. Haces que se vea el cuello girando la cabeza, miras para otro lado brevemente, cambias el peso de una pierna hacia la otra, gesticulas con los hombros… En este punto también entra el movimiento de cejas u otros aún más sutiles como el de humedecer los labios con la lengua.

Aunque se trata de señales que hacemos en directo, es importante saber que también pueden ocurrir durante una videollamada. Quedará esperar a que podamos volver a vivir esas primeras citas o esos encuentros fortuitos con desconocidxs en bares o discotecas. De momento puedes ir tomando nota para cuando desaparezcan completamente las restricciones.