Señales que muestran que estás perdiendo el tiempo en una relación

Es importante que le des valor a lo que sientes, a tu tiempo, a tu entusiasmo y evalúes si la otra persona merece realmente que dediques tu atención emocional

Es un encuentro entre varixs amigxs. Las tardes noches son calurosas y tú estás solterx. De repente hay un cruce de miradas con alguien que no conoces. Os interesáis y os intercambiáis teléfonos. Y, entonces, empieza todo. Horas de conversaciones, risas, gustos en común, deseos, ilusión, quedadas bonitas, diferentes, nuevas experiencias… Empiezas a entusiasmarte y a tener sentimientos que hacía tiempo no tenías, así que ¿deberías entregarte?, ¿deberías ir a por todas?

Las dudas son normales porque expresan que hay inseguridad ante una nueva situación. Dentro de las relaciones sentimentales esto es más habitual de lo que pensamos, sobre todo cuando son nuevas. Pero, ¿cómo puedes saber si es el momento de involucrarte emocionalmente? Imagina que lo haces y sales dañadx o ha sido una pérdida de tiempo. Desde Medium explican que hay una serie de signos a los que puedes prestar atención para saber si seguir adelante o bajar el ritmo.

Cambia planes a último momento

Habéis acordado una cita X día, a tal hora, en tal lugar. Has preparado todo para poder tener esa tarde libre. Cuando faltan unas horas para la quedada, te dice que no puede, que no le viene bien. Esta es una de las señales evidentes de que no tiene el mismo interés. Es cierto que puede haber ocurrido una emergencia, en ese caso no pasa nada, es normal. Otro tipo de cambio de planes radical es que hayáis decidido ir a un lugar y a último momento esa persona decida que vais a otro, sin consultar si te apetece o no. Ser espontáneo está bien pero no hay que olvidar que sois dos. Si pasa una vez, no pasa nada; si se repite, sospecha.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Código Nuevo (@codigonuevo) el

No madura

Cuando conoces a alguien que está en un punto de su vida, lo más normal es que vaya avanzando, que se mueva hacia los objetivos que desea, que tenga claro lo que quiere… Si es una persona estancada, que no tiene claro si quiere trabajar o que está perdidx con lo que busca, quizás no sea una persona confiable con la que debas entregarte. A veces ocurre que su entorno está en esa misma fase y entonces es medio normal que no avance. Pero otras veces ocurre justo lo contrario, que se siente al margen porque su entorno avanza y él o ella no lo hacen.

Pánico a los sentimientos

Si todos los puntos anteriores van bien y entonces comienzas a dejar fluir tus sentimientos puede ocurrir algo que te eche para detrás: le muestras lo que sientes y esta persona entra en pánico. No porque fuera demasiado pronto o porque fuera demasiado rápido, sino porque simplemente no puede gestionar las emociones como para saber cómo actuar. Esto le ocurre a las personas que no han madurado lo suficiente o que no tienen la experiencia necesaria para afrontar este momento.

Lo ideal es escuchar tu intuición y no forzar lo que parece no ser posible. Si sientes que algo no va bien, que estás incómodx o que el vínculo no está equilibrado como debería, lo mejor es dar un paso atrás.

CN