Por qué las rupturas amorosas son peores para los hombres

Lo natural es pensar lo contrario pero hay que salirse de los estereotipos para comprender que, por lo general, no son capaces de gestionar bien lo que está sucediendo

Una pareja rompe después de varios años juntxs. Los motivos pueden ser variados pero casi siempre se dividen en dos claras vías: o el amor se ha acabado o, a pesar del amor, vuestros caminos no iban hacia el mismo destino. Es tras la ruptura cuando empieza el sufrimiento, no siempre ocurre de esta manera pero es doloroso separarse de alguien con quien has compartido muchas experiencias. Y en este punto entran los estereotipos, como explican desde Psychology Today, “los hombres, aburridos por las limitaciones de la monogamia y la domesticidad, abandonan sin corazón a su pareja”. Todxs tenemos en la mente que esto es una realidad, que los hombres disfrutan de sus soltería y de su libertad y que no sufren por las rupturas. Y esto, no es así.

“Los hombres anhelan las relaciones tanto como las mujeres. Es más, las mujeres acaban superando con mayor facilidad la ruptura y, como explica un estudio, las mujeres inician más rupturas que los hombres”, explican desde la misma web. Los hombres pueden ser más felices dentro de una relación que las mujeres y cuando se inicia una ruptura son ellos quienes piensan que tienen más cosas que perder, cualquier tipo de separación de este tipo está relacionada con una peor salud física y mental y, como explican los expertos, ellos son los primeros en caer en malos hábitos: “estos efectos negativos para la salud no son triviales, los hombres son más propensos a desarrollar pensamientos suicidas después de una separación”.

Cuando una pareja vive en equilibrio y en estabilidad es normal que los hábitos se vuelvan más saludables, mejora el estilo de vida y se reduce el consumo de alcohol o tabaco. Esto, tras la ruptura, puede recuperarse. En cuanto al universo de las emociones, los hombres (aunque no lo parezca) pueden generar mayor dependencia con su pareja y a su alrededor pueden no tener tanto apoyo como lo tienen las mujeres. Estas dos realidades hacen que para los hombres una ruptura sea más complicada. Cuando un hombre, además, tiene dificultad para gestionar sus sentimientos o para comunicarlos, será más complicado salir del dolor de una ruptura porque es incapaz de mostrarse vulnerable ante aquellas personas que puedan brindarle su apoyo para que el recorrido sea más llevadero.

En el estudio en el que se sacaron estas afirmaciones, ante la pregunta de qué harían en caso de sentir tristeza, el 71% de los hombres seleccionó la respuesta de que hablarían con su pareja. Por su parte solo el 39% de las mujeres seleccionó la misma opción. Esto muestra que las mujeres tienen a su alrededor una red de apoyo emocional que incluye a la familia y a amigxs. Este apoyo es crucial durante una separación. Esto no quiere decir que los hombres no tengan esta red, solo está mostrando que están menos acostumbrados a buscar o a recibir apoyo emocional. Además para los hombres puede ser más difícil encontrar pareja a corto plazo. Es más, si te fijas en aplicaciones como Tinder hay muchos hombres que, en su mayoría, no consiguen conectar del todo con alguien, al menos no de primeras.

Aunque todo esto sea así para las mujeres también es dolorosa una ruptura. Lo es para todas las personas, tanto hombres como mujeres sufren física y emocionalmente. Lo que ocurre es que el cliché de hombre fuerte está tan arraigado que la tendencia nos lleva a pensar que ellos no sufren pero los efectos dañinos sí que pueden ser más fuertes para ellos.