Cómo recuperar la autoestima después de una ruptura dolorosa

Empieza por reflexionar: ¿te habías olvidadx de ti mismx en la relación? ¿Estás dedicándole demasiados pensamientos a tu ex?

Describir una ruptura tiene tantos matices como separaciones existen en el mundo. Cada una es diferente, y va acompañada de una u otras emociones: rabia, rencor, tristeza, alivio, comprensión, enfado… son experiencias tan personales como complejas. Pero por muy amable que sea la ruptura, “ver partir a aquella persona que ha formado parte de nuestra vida durante bastante tiempo no sienta bien y nos despierta todo tipo de incógnitas, miedos y temor a no volver a ser amado”, explica el psicólogo Nahum Montagud. Vamos, que lo más probable es que con una ruptura se vea resentida tu autoestima. Por eso, es importante cuidarte e intentar recuperarla a medida que el shock inicial pase. Y estos cuatro consejos quizá te ayudarán.

1. No eres un complemento de tu ex

¿Sabes esas personas que te conocen como “el novio de”, “la pareja de”, “la novia de”? Es inevitable, quizá eran amigos de tu ex, quizá eran compañeros de clase, o vete a saber. Pues intenta alejarte, aunque sea durante un tiempo, de estas personas. En tus primeros contactos solterx lo mejor es rodearte de esos que te quieren y conocen por quien eres tú. Estar con estas otras personas es un constante recordatorio de que están contigo por con quién salías. Y si quieres recuperar la autoestima, lo que necesitas es gente que te quiera y conozca por quién eres.

2. Vuelve a conectar con tu yo

Como decíamos, ya no eres “la pareja de”. Sí, formabas el 50% de ese “binomio amoroso” que influía en cómo actuabas, hablabas, vestías e incluso pensabas. Al fin y al cabo, así son las relaciones, por muy despegadas que sean siempre acabas cambiando y cogiendo rasgos de tu pareja. Ahora piensa: ¿quién eras antes de esto? ¿Había algo que te gustaba que ya no haces? Pues vuelve a retomarlo. ¿Y ahora haces algo que tampoco te convencía de hacerlo? Déjalo. Haz una retrospectiva sobre cómo es tu vida ahora y cómo era antes: e intenta encontrar la versión de ti mismx que te motive más.

3. Deja un poco las redes

Restringe el uso de redes sociales, aunque sea solo por si acaso. Si no lo hacemos, corremos el riesgo de ver los perfiles de nuestros ex y acabar comparándonos. “Le va mejor que a mí”, “se le ve bien”, “ha mejorado y yo he empeorado”. Pensamientos que debemos evitar a toda costa mientras reconstruimos nuestra autoestima. Así que, si usas las redes, que sea para encontrar planes en la vida real que te estimulen, den felicidad y ayuden a construir tu nueva autonomía, y no para reforzar el anclaje a tu ex. Y así, te sentirás mejor e irás recuperando el amor propio.

9GAG

4. No hables de tu ex, ni para bien ni para mal

¿Qué hacemos cuando rompemos? Durante los primeros días damos vueltas, y vueltas. Hablamos con amigos, con nosotros mismos, soñamos con el tema, pensamos el tema... es una centrifugadora emocional, no avanzamos. Sí, queremos sacarlo todo, contárselo a nuestros amigos y “superarlo”. Pero quizá no es la mejor forma, aunque pensemos que sí. “Hablar de nuestro ex, ya sea para bien o para mal, implica recordarle a él y recordar la relación entera, además de los motivos que hicieron que acabara. Debido a esto nos costará olvidar muchos de los defectos que se dijeron en las tensas discusiones, además de ser muy conscientes de que acabamos de quedarnos solos y que eso no nos gusta. Así que lo que hacemos es reducir nuestra autoestima y sufrir todavía más”, añade el psicólogo. La postruptura es un momento muy crítico, y tenemos que dedicar todos nuestros esfuerzos a reconciliarnos con nosotrxs mismxs o, si no, saldremos muy dañadxs.