Un psicólogo explica los errores que siempre llevan a una pareja a la ruptura

Aunque cada relación sentimental es diferente, en algunas ocasiones se repiten algunos patrones que impiden que la misma prospere

Cuando tenemos una relación de algún tiempo, puede ser complicado identificar qué patrones hacen que los problemas y los conflictos aparezcan. A veces puede ser la rutina, a veces puede ser una insatisfacción personal e incluso hay momentos donde un mínimo cambio de humor puede hacer estallar un desacuerdo que parecía una tontería. Aunque cada pareja es distinta, hay algunos comportamientos o hechos que se experimentan siempre y que pueden ocasionar una ruptura. El podcast Dear Shandy, es conocido por intentar solventar algunas de las discusiones más usuales que pueden aparecer en una relación, en uno de sus episodios, los presentadores invitan a una psicóloga para que explique cuáles son los errores más comunes que tienen como consecuencia la ruptura, aquí compartimos algunos de ellos. Quizás encuentres la fórmula para no caer en estos comportamientos si los conoces previamente.

1. Gústate más

Cuando entramos en la búsqueda del amor parece que no exista nada más. Caminamos por el mundo con los ojos bien puestos en el resto de personas para ver dónde está el o la candidata perfecta para crear un vínculo y por fin experimentar una relación romántica. En este proceso, es probable que nos olvidemos de algo: de nosotrxs mismxs. Para cualquier relación es esencial estar bien con nuestra persona, gustarnos más, construir nuestros objetivos, ir a por nuestros sueños… No es posible encontrar el amor verdadero antes de quererte a ti. Cuando estás bien contigo mismx, todo lo demás empieza a colocarse en el sitio ideal, lo mismo ocurre con el amor.

2. Solo es un conflicto

Dentro de una relación se suele recalcar cuando no existen inconvenientes. Parece que quien explica que todo va bien está con una pareja ideal. Esto no es malo, sin embargo puede hacer que, a la larga, se convierta en un problema. No está mal que aparezcan choques, no hay que esforzarse para que los conflictos no sucedan. Hay que dejarles espacio, las discusiones y los problemas hacen que las relaciones sean más fuertes y, si queremos conocer a alguien de verdad y quererlo tal y como es, también debemos conocer en qué puntos no hay acuerdos. Una relación son dos caminos diferentes que buscan ir de la mano.

3. No puedes cambiar a lxs demás

Los conflictos que se nombraban en el punto anterior nos harán conocer de verdad a la otra persona. Nadie está compuesto solo de cosas positivas, todxs llevamos una mochilita llena de experiencias y de vivencias que han ido formando nuestra personalidad. Para estar en una relación sana es indispensable saber que hay que tener flexibilidad, esto es obvio pero lo que no puede pasar es que cambiemos al cien por cien nuestra manera de ser y, por supuesto, no podemos hacer ni intentar que la otra persona cambie y se amolde a nuestro ideal. Si no quieres a esa persona como es, quizás es probable que no estés en una relación adecuada.

4. Si se puede hablar, bien

Cualquier problema que haya en una relación está bien si es posible hablar del tema. Siempre se dice que la comunicación es importante pero ¿por qué lo es? Porque cuando puedes hablar de un tema que quizás genere miedos o inseguridades, significa que ya has empezado a reflexionar sobre ello y esto no solo es sano sino que puede acabar en buen puerto. El quid de la cuestión en este punto es darse cuenta de que, dentro de una relación (sea del tipo que sea) se puede —o se debería poder— hablar de absolutamente todo. Aunque se trate de errores, culpas o inconvenientes provocados a consciencia, todo siempre puede hablarse. Es evidente que cada acto tiene una serie de consecuencias, pero si no hablas de ello, los conflictos aparecerán tarde o temprano.