El problema de autoestima que arruinó la vida sexual de Will Smith

 

El actor de Hollywood, Will Smith, explica en una biografía sus problemas con el sexo, que practicaba compulsivamente y le llegó a generar arcadas

A Will Smith se le ha considerado gran parte de su carrera como un seductor e incluso en una de sus películas, Hitch, se dedica a enseñar "el arte de ligar". Pero lo que ha revelado la biografía publicada recientemente, que por cierto está siendo un superventas, muestra un lado mucho más complicado. Según cuenta el actor, todo empezó después de que su primera pareja le engañara. 

“Siempre he necesitado una mujer que me dé su aprobación”, dice el intérprete en el libro, donde explica desde su infancia hasta su relación abierta con su actual pareja, Jada Smith, con quien tiene dos hijos, tal y como explica Men’s Health citando al libro. A sus 53 años, el mítico príncipe de Bel-Air (que producirá un remake de la serie) ha aprendido en parte gracias a un asesor de sexo tántrico. 

Al descubrir la infidelidad de su primera novia, Will Smith lo pasó mal y buscó refugio en la promiscuidad. Cuenta que estaba sufriendo por desamor pero que “no existe una píldora” para este mal. "Hasta este momento de mi vida, solo había tenido relaciones sexuales con una mujer además de Melanie. Pero durante los meses siguientes, me convertí en una hiena del gueto", escribe en el libro.Y se equivocó al creer que la homeopatía y el sexo desenfrenado con numerosas mujeres le salvarían. De hecho, desarrolló una reacción psicosomática al orgasmo y, cuenta, llegaba a tener arcadas e incluso a vomitar. 

"Esperaba por Dios que alguna hermosa desconocida fuera 'la definitiva' que me hiciera desaparecer este dolor... pero invariablemente, allí estaba yo, con arcadas y desdichado. Y la mirada de la mujer profundizaba aún más mi agonía", prosigue en su libro el actor, cuya película sobre el padre de las tenistas hermanas Williams, King Richard, se estrenará en enero en España.

El actor que la relación con Jada Smith, de quien todavía es pareja, le abrió la mente, así como también lo hizo el instructor de sexo tántrico y algunas experiencias con la ayahuasca. Con Jada empezó de rollo, bebiendo y follando durante meses hasta que empezaron a salir, aunque han tenido algunos altibajos, lo han dejado algunas temporadas y tienen una relación abierta de acuerdo con las creencias de ella, que le ha ayudado a quitarse de la cabeza la idea de que incluso desear a otra chica es pecado. Llevan 26 años en pareja y se casaron en 1997.