Las preguntas que debes hacerte para saber si eres pasivo-agresivo en tu relación

Para poder detectar este comportamiento debes saber cómo expresas la ira o la rabia

¿Sientes que, a veces, te comportas de forma injusta con tu pareja? ¿Piensas que te enfadas a menudo por tonterías o te sientes culpable por algún comportamiento que hayas tenido en tu relación? O quizás ocurre al revés: que tu pareja es la que actúa de alguna de estas maneras. Se llama comportamiento pasivo-agresivo, es decir, que abusas o muestras tu enfado de forma muy sutil. Este tipo de personalidad no explota fácilmente y se trata de un grupo de personas que no expresan su frustración o aquello que les molesta abiertamente. Siempre encuentran una manera de evitar la confrontación directa y resolver los problemas cara a cara.

Cuando de forma habitual ocultas tu rabia o tu ira, esta encuentra la forma orgánica de salir de tu interior y casi siempre es de la manera: con una especie de veneno que parece que mata en silencio. Si eres tú quien se comporta así o si es tu pareja, debéis saber que estáis contribuyendo a sacar lo peor de vosotrxs mismxs y que, probablemente, la relación no acabará bien ni se desarrollará de forma sana. La ira no es una emoción que debemos ocultar, si lo haces no sabrás cómo lidiar con ella y utilizarás inconscientemente estrategias pasivo-agresivas para sacarla de dentro. Para poder detectar si te estás convirtiendo en una persona pasivo-agresiva, deberías hacerte estas preguntas.

1. ¿Te callas los elogios o los comentarios positivos cuando tu pareja los merece?

2. ¿Postergas los problemas que tienes en tu relación?

3. ¿Muestras afecto como forma de castigar a tu pareja?

4. ¿Saboteas la relación buscando problemas o conflictos que no existen?

5. ¿Respondes con monosílabos durante las discusiones importantes?

6. ¿Respondes de manera sarcástica cuando mantienes una conversación con tu pareja?

7. ¿Te sientes, a menudo, frustadx, decepcionadx o susceptible?

8. ¿Encuentras problemas fácilmente aunque se note a la legua que todo va bien?

9. ¿Te salen automáticamente comentarios que lastiman la autoestima de tu pareja?

Si has respondido que sí a una o más de estas preguntas puede ser una señal de que expresar tu ira o un enfado es un problema para ti. No pasa nada porque reconocer esto es el primer paso para resolver el comportamiento pasivo-agresivoLa conciencia de un problema es absolutamente necesaria para que haya lugar para el cambio. Así que el objetivo en este momento es que comiences a darte cuenta de tu propia ira siempre que aparece. 

Si te comportas de forma pasivo-agresiva, corres el riesgo de empezar a hacerlo de forma crónica y a la larga será mucho más complicado salir de ahí. Sucederán conflictos en los que, en lugar de aceptar tu parte de culpa, culparás a los demás y nunca asumirás tu responsabilidad. Esto te arruinará el amor propio y te impedirá madurar: una de las señales es que empezarás a comportarte como víctima o mártir sin darte cuenta.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Mala gente. ⁠ ⁠ Foto: @teloputodije

Una publicación compartida de Código Nuevo (@codigonuevo) el

Para eliminar las estrategias pasivo-agresivas debes comenzar frenando tu comportamiento de mártir. Empieza paso a paso. Por ejemplo, la próxima vez que tu pareja te pida un favor, por pequeño que sea, como si puedes hacerle un té o ayudarlx en alguna tarea o proyecto, respira tranquila y profundamente antes de responder. Tienes que evitar tu primer instinto y decir sí, aunque te salga un no. Tu primer impulso está contaminado de esa ira que no expresas y tiene su origen en otro lugar u otra relación (no en esta situación concreta).

Pero cuidado, si siempre respondes que sí y accedes a pesar de no desearlo, estarás creando falsas expectativas. Cuando hayas conseguido dejar de actuar por impulso puedes tomarte el tiempo de evaluar qué te apetece hacer. Si hay algo que no te gusta o con lo que no estás de acuerdo debes aprender a expresarlo. Poco a poco irás encontrando una vía para calmar tu rabia y, sobre todo, para controlarla.

Resultado de imagen de blue valentine fight gif"

Las personas a menudo no entienden que su comportamiento pasivo-agresivo es la fuente de sus problemas. Justamente por ello hay que aprender a detectar los signos de este tipo de comportamiento y hay que ser consciente de que pueden arruinar una relación por completo, ya que se hace un daño constante en silencio que desgasta y hiere, muchas veces más que una discusión o pelea directa y concreta.