Dos preguntas que deberías hacerte antes de escribir a tu ex

El periodo de confinamiento ha hecho que los amores del pasado vuelvan a nuestra mente, recordar lo vivido puede hacer que queramos retomar el contacto

El confinamiento ha hecho que se enciendan muchas cosas que permanecían en silencio en nuestra mente mientras estábamos ocupadxs. Las parejas del pasado son una de ellas. Superar el dolor, entender que no todo es para siempre, volver a tener ilusión al conocer a alguien… Más o menos todxs conocemos cuál es el proceso tras una ruptura. Estos días muchas relaciones han terminado y es normal que en soledad surja el recuerdo vivido con esas personas, sobre todo si la ruptura acabó mal o si todavía no logramos comprender qué paso para que esa relación acabara. Es en este punto donde es completamente normal que entren ganas de coger el móvil y mandarle un mensaje. Es más, hay un último estudio que refleja el comportamiento afectivo de las personas durante la pandemia que explica que una de cada cinco personas se ha puesto en contacto con sus ex durante el confinamiento.

Uno de los principales motivos para escribirle a una ex pareja es saber si su estado de salud y el de sus familiares es bueno. De hecho, en muchas ocasiones, este motivo puede servir de excusa para hacerlo. Otro de los motivos es, cómo no, la propia soledad que nos hace viajar al pasado a recordar todo lo bueno, lo cual nos hace tener la motivación de compartirlo. Lo malo parece haber desaparecido. Realmente si lo has hecho y has cogido el móvil para ponerte en contacto con él o ella, no debes sentirte mal. Muchas parejas han vuelto a hablar porque esta situación puede ser un motivo para ver si es posible arreglar lo que en su momento fracasó. Ahora bien si no lo has hecho y te lo estás planteando, lo mejor es que te hagas dos preguntas.

1. ¿Por qué no fue bien la relación?

El experto en relaciones Mark Williams explica para Business Insider que “hay que tener claro cuáles fueron los problemas que hicieron que se separaran porque al retomar el contacto pueden volver a aparecer”. Esto puede tener relación con que tú esperaras algo de esa persona que no pudo darte o al revés y quizás solo es necesario aceptar que no pudo ser y seguir con nuestra vida. El primer paso para responder a esto es reflexionar en profundidad: “celos, infidelidad o deseos diferentes pueden ser motivos para que las relaciones se rompan y es muy importante tenerlos en cuenta antes de retomar el contacto”, explica el experto.

2. ¿Es la soledad o realmente quiero volver?

Imagínate que retomas el contacto y sale bien. Si pudierais volver es necesario conocer si se trata de un deseo real o es la soledad la que te hace reaccionar de esta manera. Muchas veces echamos de menos a esas ex parejas porque nos hacían sentir menos solxs y habíamos alcanzado un punto en el que la confianza nos podía hacer sentirnos cómodxs. Reflexionar sobre este punto requiere tiempo ya que la respuesta puede ser engañosa, no es sencillo separarse del sentimiento de soledad, pues es una motivación fuerte que nos puede llevar a querer volver a intentarlo.

Si estás en este punto plantéate de verdad —puedes incluso hacer una lista— qué te aportaba esa persona, cómo de viable es vuestra relación y, por tanto, cómo de compatibles son vuestras vidas y deseos. Ahora mismo es muy fácil tener una perspectiva subjetiva, así que a veces es mejor consultarlo con personas cercanas que hayan vivido la relación y que puedan darte un punto de vista más alejado. La vista se nubla cuando el dolor aparece pero siempre hay un resquicio intuitivo que responde por nosotrxs. Si hay una mínima duda en tu interior lo mejor es que distraigas tu impulso con actividades o hablando con otras personas.

CN